Arte protesta que se ve y se toca

E.C.B
-

La sala de exposiciones del Episcopio acoge hasta el 29 de febrero la muestra 'El hombre en su ser' del abulense Rubén González. Quince obras que expresan su punto de vista sobre el mundo

Arte protesta que se ve y se toca

Tocar la escultura es la nueva experiencia que ofrece la sala de exposiciones del Episcopio a través de la muestra ‘El hombre en su ser’, del abulense Rubén González, que reúne quince obras realizadas fundamentalmente en madera, en las que utiliza desde el nogal hasta el aliso, pasando por el pino, el enebro o el cerezo, pero también la escayola, con las que el autor quiere expresar su punto de vista sobre el mundo actual.
La exposición, que podrá ser visitada hasta el próximo 29 de febrero, fue inaugurada este jueves con la presencia del artista y de varios miembros del equipo de gobierno municipal, entre ellos el concejal de Cultura, Ángel Sánchez, que explicó que se trata de una muestra «protesta a través del arte, que se enmarca dentro del surrealismo y con la que pretende dar un toque de atención a la sociedad, siempre con miras a un futuro mejor». Ejemplo de ellos son piezas como ‘La dictadura de la democracia’,  ‘La mentira de la economía’, sobre la crisis de 2008, o ‘Naturaleza muerta’, sobre el maltrato al medio ambiente.
Este artista autodidacta, continuador de una tradición familiar iniciada por su padre, Rafael, autor entre otras obras de la maqueta de Ávila que actualmente se encuentra en el Museo Tiflológico de la ONCE, y que también ha seguido su hermana Elena, doctora en Bellas Artes, expresa a través de sus obras «lo que nos está pasando día a día, que estamos destrozando la naturaleza, que la economía hace con nosotros lo que quiere o que la democracia es en realidad una dictadura de empresas», tal y como señaló, aunque reconoció que «también hay un lado positivo, pues sigue habiendo parejas que se enamoran, tienen hijos y transmiten unos valores», como trata de mostrar a través de dos belenes que simbolizan la convivencia que debe unir a la sociedad.
Con cinco años sufrió un accidente que le llevó a afiliarse a la ONCE. Esa especial sensibilidad que quiere transmitir a cada una de sus piezas pretende que llegue también a quien las contempla a través no solo de la mirada sino también del tacto, porque como dijo, «las esculturas hablan con el tacto y te dan ideas de lo que intenta decir el artista».
La exposición puede visitarse de martes a viernes de 19 a 21 horas;los sábados y festivos de 12 a 14 y de 19 a 21 horas, y los domingos, de 12 a 14 horas.



Las más vistas