Un viaje con sensaciones diferentes

A.S.G.
-

Tras dar la cara ante equipos de la zona alta, el Real Ávila visita –17,00 horas– al Mirandés B, en zona de descenso. Los encarnados quieren iniciar una buena racha de resultados

Un viaje con sensaciones diferentes - Foto: David Castro

Por los aficionados, por la competición, en la que aún queda un mundo por delante, y porque «queremos dar otra sensación incluso por nosotros mismos» lejos del Adolfo Suárez. No habrá playoffs posibles pero aún quedan muchas cosas por  las que competir para un Real Ávila liberado, como si el objetivo de las cuatro primera posiciones hubiera sido más un lastre que un acicate para una plantilla que ante los de arriba ha dado la cara pero que ante los de abajo se ha diluido.Y aunque en estas semanas perdieron ante el Numancia B la dinámica y las sensaciones no se resintieron. Se ganó al Astorga, se hizo la machada ante el Zamora, que por primera vez en la temporada caía derrotado, y con todo ello ahora toca demostrar el cambio y la inercia ante el Mirandés B, un equipo que trata de sacar la cabeza a flote como quien nada apresuradamente en aguas profundas en busca de zonas más confortables.Busca una buena racha el equipo encarnado, aunque prefiere ser cauto Jonathan Prado. «A la primera que hemos hablado de rachas solemos tropezar». Así ha sido este curso.
«Toca el desplazamiento más largo» arranca valorando el entrenador palentino en un momento dulce para el equipo, sin lesiones, sin tocados, lo que tantas veces fue un quebradero de cabeza. Sin problemas físicos «vamos a tratar de seguir la línea de semanas atrás. Incluso tras la derrota en Soria volvimos bien».
Buen punto de partida antes de viajar al Ence para enfrentarse a un Mirandés B con muchos cambios en sus filas. «Ha sido uno de los equipos que más gente ha incorporado.Gente joven, muchos de ellos de estructura de cantera, con un modelo de juego diferente.No se exponen tanto atrás. Ahora intentan ser más verticales, aprovechar a la gente de arriba» analiza Jonathan Prado, que recuerda que el campo, Ence, es «algo más estrecho que el nuestro.Puede influirnos sobre todo en el juego en amplitud, pero el césped allí estará bien».
Después de los duelos ante los de arriba, un nuevo rival de los de abajo, asignatura pendiente. «Lo hemos hablado, analizado y sabemos cuáles son los problemas.Por eso esperamos que este sea un viaje diferente. La semana la hemos llevado bien, pero hace falta que la primera o segunda ocasión que tengamos la metamos, porque eso abriría muchos los partidos, especialmente ante este tipo de rivales, que últimamente está encajando menos.Eso habla de estar muy acertado en el área rival».