La piedad recupera su esplendor

P.R.
-

La escultura gótica de la Piedad de la ermita de la Virgen de las Vacas ha recuperado su policromía original, gracias a los trabajos de restauración realizados por la Junta de Castilla y León

La piedad recupera su esplendor

Se trata de una talla pequeña que contiene todo el valor del expresionismo gótico de la figuras que aparecen esta representación: la madre desolada que contiene en su regazo a su hijo muerto. Es la  Piedad que se encuentra en la ermita de la Virgen de las Vacas. La Junta de Castilla y León ha financiado las obras de restauración que  ha realizado la empresa Alfagia Conservación de Bienes Culturales S.L.’  Se trata de una valiosísima talla de mediados del siglo XV. Precisamente su valor radica en que no abundan tallas de esta época y porque se trata de una escultura que ha estado en el mismo lugar ininterrumpidamente. 
La reparación se ha centrado en la eliminación de las distintas capas de repolicromado que ocultaban la profundidad, la minuciosidad y la policromía original de la talla gótica. La Junta de Castilla y  León ha invertido más de 5.600 euros en los trabajos de mejora de la talla de la ermita de nuestra Señora de las Vacas.
En la mañana de ayer se celebró en la ermita Nuestra Señora de las Vacas un acto en la que se presentaron los trabajos de restauración de esta talla gótica. Estuvieron presentes en el mismo el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández Herrero; el jefe del Servicio de Cultura, Alejandro Núñez; el párroco de  San Pedro,  Óscar Robledo, parroquia a la que está adscrita la ermita de   Nuestra Señora de las Vacas. También se encontraba presente el presidente del Patronato de Nuestra Señora de las Vacas, Jesús Sánchez Hernández, así como representantes de la empresa que  ha realizado las obras de restauración de esta talla gótica. A  través de los trabajos de restauración se han eliminado las distintas capas de repolicromado que ocultaban la profundidad, la minuciosidad y la policromía original de la talla gótica. También se han realizado las analíticas correspondientes para precisar sus materiales, sus características y su extensión.
La reparación ha continuado con la reintegración material y cromática de las faltas existentes en la imagen para resaltar sus valores escultóricos y cromáticos. Se  ha aplicado una capa de protección superficial que ralentice el deterioro de los materiales originales y añadidos. Por último, se ha añadido una pequeña peana de madera para conseguir una buena estabilidad de la imagen.