Pasear el norte de Ávila con otros ojos

M.R
-

Casi un centenar de personas asistió al Paseo Didáctico por el Patrimonio que recorrió diferentes enclaves de la zona norte de Ávila de la mano del arquitecto Miguel Encinar, que comenzó en el Convento de San Francisco

Pasear el norte de Ávila con otros ojos

"Desde la Edad Media éste fue un barrio de huertas", entre otras razones porque las aguas de "un arroyo que bajaba de Las Hervencias hasta aquí" y  regaba estas tierras. Así lo explicó el arquitecto Miguel Encinar durante el Paseo Didáctico por el Patrimonio que guió este domingo por "las barriadas históricas de la zona norte de la ciudad" y al que asistió casi un centenar de personas dispuestas a conocer un poco mejor esa parte de la capital. La ruta partió del que fuera Convento de San Francisco - hoy auditorio municipal-, del que entre otros elementos destacó la "sobriedad y la geometría limpia e impresionante" de su arquitectura. Su construcción coincidió, además, con "el final del gótico y el principio del Renacimiento", la "época de la mejor arquitectura abulense". Tras dar una vuelta completa al exterior del edificio e ir destacando diferentes elementos y aspectos de San Francisco, entre ellos que fue el espacio elegido por las principales familias abulenses para situar allí sus capillas funerarias, resaltando así la relevancia del inmueble en aquel tiempo. Pese a los avatares que el Convento de San Francisco sufrió a lo largo de la historia, muchos de los cuales se llevaron por delante buena parte de aquel imponente edificio, la restauración llevada a cabo por el Ayuntamiento de Ávila logró salvar de la ruina y poner en valor el inmueble, consiguiéndose ese objetivo sin que sus centenarios muros perdieran su esencia gracias al proyecto de restauración diseñado por el arquitecto José Ramón Duralde, cuyo trabajo fue elogiado por Miguel Encinar ante el numeroso público que asistió en silencioso respeto a sus explicaciones. El paseo continuó ante la iglesia de San Andrés, deteniéndose después en la de San Martín y en la de Santa María de la Cabeza, aunque a lo largo de ese recorrido los protagonistas no solo fueron los monumentos, sino también "las calles, las viviendas y los jardines" que conforman ese "entorno urbano" porque "la ciudad no se entiende si solo nos centramos en los monumentos principales", apuntaba el joven arquitecto. Su objetivo no era otro que "poner en valor los barrios" para que los abulenses "conozcamos la ciudad y la valoremos", incluso con la vista puesta en ver "qué cosas podemos mejorar" de ella. En esos mismos términos se expresaba la teniente alcalde de Cultura, Sonsoles Sánchez-Reyes, quien puso el acento en que este tipo de iniciativas contribuyan a "darnos cuenta de las necesidades de la ciudad a la hora de pensar en el futuro y ver qué cosas requiere una ciudad moderna", al tiempo que agradecía la multitudinaria respuesta que dieron los abulenses a este paseo didáctico por el patrimonio.