El 46,5% de los abulenses marcó la X de la Iglesia

M.M.G.
-

El obispo agradece la generosidad de los abulenses, católicos o no, cuyas aportaciones se tradujeron en 643.178 euros. La diócesis recibió en 2018 1,8 millones de la Conferencia Episcopal

El 46,5% de los abulenses marcó la X de la Iglesia

El obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, y el ecónomo de la diócesis, Alejandro Jiménez, presentaron este viernes los datos relativos a la última campaña de la Declaración de la Renta, a la vez que animaron a los contribuyentes a marcar en esta nueva campaña la X de la Iglesia.
El año pasado fueron 35.297 (sólo cinco más que en la campaña anterior) los que marcaron la X de la Iglesia en sus documentos, una cifra que se traduce en un 46,53 por ciento del total de declaraciones tramitadas en la provincia de Ávila.
La cifra demuestra, para Gil Tamayo, la generosidad de los abulenses para con la Iglesia. De hecho, apuntó el obispo, este porcentaje está muy por encima de la media nacional del 35 por ciento y supera también el 43,16 por ciento de Castilla y León. «Muchos partidos quisieran tener este porcentaje», hizo un guiño Gil Tamayo a las próximas elecciones.
En su opinión, ésta gesto, el de marcar la X de la Iglesia en el IRPF es uno de los«dos plebiscitos anuales» a los que hace frente la Iglesia. El segundo pasa por la cantidad de padres que cada año deciden matricular a sus hijos en la asignatura de Religión, un porcentaje que en Ávila está, recordó, en el 70 por ciento.
En su intervención ante los medios, Gil Tamayo también hizo referencia al 1,8 millón de euros que la diócesis abulense recibió en 2018 por parte de la Conferencia Episcopal Española. Teniendo en cuenta la aportación de 643.178 euros antes mencionada, Gil Tamayo aclaró que en este sentido Ávila «es deficitaria, al recibir más de lo que aportamos».
En sus palabras, el obispo de Ávila también quiso alabar el papel social que la Iglesia desempeña en  la provincia y que en su opinión debería animar a los contribuyentes a marcar la X de la Iglesia en su IRPF, con independencia de que marquen también la casilla de ‘Otros fines sociales’, algo que, por cierto, anima a hacer GilTamayo.
«El 7 por ciento del empleo indefinido de la provincia de Ávila lo crea la Iglesia», recalcó el prelado en este sentido, que desglosó los empleos que crean, por ejemplo, los colegios diocesanos: 800 en total.
Por este motivo, Gil Tamayo consideró que «ayudar a la Iglesia es ayudarse a uno mismo», ya que, dijo, «obras son amores... y la Iglesia en Ávila está dando trigo en forma de empleo».
En esta línea, el obispo concluyó sus palabras defendiendo que «la Iglesia en Ávila no es un actor social mudo» por lo no dudó en «tender la mano para que cada vez haya más contribuyentes que marquen la X de la Iglesia».