Sin iluminación ornamental para concienciar a los abulenses

J.M.M.
-

El miércoles por la noche entró en vigor la decisión del Ayuntamiento de apagar las luminarias de monumentos y espacios emblemáticos de la ciudad ante el estado de alarma

Sin iluminación ornamental para concienciar a los abulenses - Foto: David Castro

Más allá de la escasa movilidad de personas que existen por las calles de Ávila ante el estado de alarma en el que se encuentra sumido España, desde la noche de este pasado miércoles la ciudad amurallada también se encuentra más apagada, y es que desde ese momento ha entrado vigor una de las medidas establecidas por el Ayuntamiento de Ávila ante la situación que se está viviendo por la expansión del Covid-19.

Esta medida afecta a todos los monumentos y espacios que cuentan con iluminación ornamental, con lo que el ‘sky line’ nocturno que ofrecía la ciudad se ha visto alterado notablemente. En primer lugar, durante los próximos días, y hasta que se vea modificada esta decisión, se han apagado las luminarias que daban brillo a la Catedral, la iglesia de San Martín, la iglesia de San Juan, la capilla de Mosén Rubí, la iglesia de San Pedro, el convento de La Encarnación, el convento de La Santa, la basílica de San Vicente o las fuentes de la plaza Adolfo Suárez, de la calle San Segundo, del Descubrimiento y de los donantes También está apagada la iluminación de la plaza Teniente Arévalo, recientemente instalada; el monumento de los Cuatro Postes y corpóreo, el Torreón de los Guzmanes y las calles Lope Núñez, donde se encuentran los palacios de Los Águila y Los Verdugo, así como la fuente junto a la Muralla.

Además, también se ha suspendido, en este caso a partir de las 22,00 horas, la iluminación de los lienzos de la Muralla, con lo que a partir de ese momento la ciudad queda sumida en una espesa negrura, únicamente rota por la iluminación viaria que en ningún caso proyecta hacia el cielo tras la renovación del alumbrado que se llevó años atrás.

Esta medida, según ha explicado desde el Ayuntamiento de Ávila, tiene el objetivo de “concienciar a la población de que evite salir de casa siempre que no sea estrictamente necesario”, afectando únicamente al alumbrado de esos emblemáticos monumentos y espacios, pero no al alumbrado de las calles.