"Navaluenga es ahora mismo un pueblo fantasma"

Mayte Rodríguez
-

El alcalde de Navaluenga, Armando García Cuenca, agradece "a los vecinos y a los muchos madrileños que han venido estos días" que estén pasando el sábado "en sus casas" y estén demostrando así "ser responsables"

"Navaluenga es ahora mismo un pueblo fantasma"

La estampa que ofrece Navaluenga hoy no tiene nada que ver con la que presentaría cualquier sábado soleado y de elevadas temperaturas como éste. "Las calles están vacías, no hay gente por la calle, los bares y restaurantes están cerrados, Navaluenga es ahora mismo un pueblo fantasma", nos cuenta su alcalde, Armando García Cuenca, orgulloso y agradecido por la respuesta "ejemplar" que la crisis sanitaria del coronavirus ha encontrado en esa localidad, una de las que más turismo de fin de semana reciben de toda la provincia de Ávila, a pesar de lo cual la situación excepcional que estamos viviendo ha dejado "el pueblo vacío" porque "la gente se ha tomado al pie de la letra las recomendaciones, tanto las del Gobierno como las que hemos transmitido desde la Junta y el Ayuntamiento", apunta.

Navaluenga es uno de los municipios abulenses en los que se concentra un mayor número de segundas residencias propiedad de personas que viven habitualmente en la Comunidad de Madrid y estos días, desde que allí se decretó el cierre de los colegios, se ha percibido un notable aumento del número de madrileños que se han desplazado hasta la localidad. "Se ven muchas más casas abiertas de lo que sería habitual en esta época del año, pero los madrileños que están en Navaluenga están en sus domicilios igual que el resto de los vecinos", explica. Precisamente por el malestar que el éxodo de residentes en Madrid ha generado, Armando García Cuenca parte una lanza en su favor: "No hay que demonizarlos, los que están aquí se están comportando responsablemente y no hay que olvidar que la de aquí es también su casa, mientras cumplan con las medidas de prevención como el resto de ciudadanos, creo que no  hay nada que objetar", destaca. 

También en Pedro Bernardo la situación este sábado está "muy tranquila". Su alcalde, David Segovia, uno de los primeros en emitir un bando que pedía a los oriundos del pueblo residentes en Madrid que mejor se quedaran allí, nos cuenta que su petición ha surtido efecto. "Hay madrileños, pero no demasiados; conozco incluso algunos que viniendo por la autovía hacia Pedro Bernardo el jueves por la tarde leyeron el bando en redes sociales y se dieron la vuelta", agradece. "Lo más importante es proteger a las personas mayores, que son mayoritariamente las que viven en el pueblo", destaca.

Igual que en Navaluenga, en Pedro Bernardo todos los establecimientos de hostelería permanecen cerrados hasta nuevo aviso. 

En Navaluenga, dos equipos de Protección Civil patrullan por el pueblo informando a los pocos vecinos que encuentran de la necesidad de permanecer en casa y repartiendo mascarillas a los que no las tienen. También han sido los voluntarios de Protección Civil quienes se han encargado de sellar parques infantiles y otros espacios públicos, tal como puede verse en la fotografía que acompaña estas líneas.