El Real Ávila se busca un reto

A.S.G.
-
El Real Ávila se busca un reto - Foto: Belén González

Perdidas las opciones reales del playoff, los encarnados se piden a sí mismos un final digno de temporada. Primera prueba, La Granja

Acabar lo más arriba posible, con la cabeza alta, «por profesionalidad, por respeto a este escudo, al club, a la afición, a la ciudad».Es lo que le queda al Real Ávila de cara a un final de temporada –quedan cuatro jornadas por jugar– en el que los encarnados quedaron fuera de la pelea por los playoffs, aquellos por los que comenzaron jugando un 26 de agosto de 2018,  cuando comenzaba la temporada. Varios meses después, algunos «muy duros», al equipo no le queda otra que cerrar el curso de la manera más digna posible. Porque la derrota ante la Arandina (1-2) la pasada semana cerró el camino a la cuarta plaza, la más cara de los últimos diez años. Posiblemente se necesitarán 80 puntos para acceder a los playoffs, los mismos con los que el Unionistas fue campeón en la 2017-18. Asumido el golpe, queda el partido a partido.
Y el calendario de los encarnados les lleva este sábado –17,30 horas– a El Hospital, donde La Granja se juega la vida. Porque los segovianos viven en el alambre del descenso. Unos se juegan mucho, otros nada.Quiere evitar Jonathan Prado lo que muchos temen. Les pide un último esfuerzo «para intentar quedar lo más arriba posible».Es el anzuelo que les ha puesto para salir este sábado enchufados.No será sencillo. El golpe «anímico» de la pasada jornada fue duro. «Ha sido una semana para recuperar anímicamente a la gente». Porque en lo físico siguen fuera los mismos. Roa e Issa siguen formando el parte de bajas. Les acompañará Rubén Ramiro, aunque en su caso por sanción.Mal momento para cumplir ciclo de amarillas. El extremo madrileño, que tras dos meses de lesión regresaba con buenas sensaciones en el encuentro ante la Arandina, vio la décima cartulina en los últimos minutos del duelo. «Una pena, porque en estos momentos necesitaba minutos de competición» apuntaba JonathanPrado, en un duelo al que los granjeños llegan tras el duro 6-0 a manos del Júpiter Leonesa B pero tras sumar tres victorias consecutivas –ante Cristo Atlético,La Bañeza y Uxama– en casa, allí por donde pasa su salvación.

 

«La plantilla está fastidiada. Es un golpe duro»

«El objetivo de este sábado es ganar y sumar 64 puntos. La plantilla está fastidiada, fue un golpe duro. La ilusión con la que empiezas la temporada en el mes de agosto es estar luchando hasta el último día.Es verdad que las matemáticas nos pueden dar una mínima opción pero somos muy realistas, como ya dijimos el pasado domingo, y cuando te llevas ese chasco es difícil sobreponerse. Ha sido una temporada muy dura durante muchas semanas y ciertos meses. Estamos intentando buscar un objetivo para estas últimas jornadas. Hay que respetar la competición, por nosotros, por el club, por la afición... Debemos ser competitivos lo que queda».