El mayor desafío de Valverde

EFE
-

El Tour de Flandes es el último gran sueño del veterano español, que debuta en la prueba con el jersey arcoíris de campeón del mundo

El mayor desafío de Valverde - Foto: Toni Albir

A un paso de los 39 años, Alejandro Valverde ha decidido debutar en el Tour de Flandes. La carrera más machacante del año, junto a las París-Roubaix, por su interminable recorrido de 267 kilómetro y sus 17 infernales tramos de adoquines, sumado a que algunas zonas superan el 20% de desnivel. Muchos corredores ascienden a pie. 

Pero el murciano llega a Bélgica vestido con su maillot arcoíris de campeón del mundo, dispuesto a conseguir el gran sueño que le queda pendiente en su palmarés: el segundo monumento del año que cumple este domingo su 103 edición.
No lo tendrá fácil el jefe de filas del Movistar, pues en la lucha por un título que por sí mismo puede justificar la carrera de un profesional, se presentan la flor y nata de los clasicómanos. En la ruta, Valverde estará protegido por un equipo que completan Imanol Erviti, Lluis Mas, Nelson Oliveira, Jurgen Roelanndts, Jasha Sutterlin y Daniele Bennati.
Pero en el combate de más de 6 horas sobre la bicicleta también van a estar el triple campeón del mundo eslovaco Peter Sagan, ganador en 2016; el belga medallista de oro olímpico Greg Van Avermaet; un equipo Deceuninck con varias bazas, como el francés Julian Alaphilippe, ganador de la Strade Bianche y Milán San Remo; el checo Zdenek Stybar, primero en la Omloop y E3 Harelbeke; los belgas Lampaert y Gilbert, triunfador en 2017, y el luxemburgués Bob Jungels, imbatible en la Kuurne.
Pero la nómina se amplía con nombres que sonarán alto en Flandes. El defensor del título, el holandés Niki Terpstra entre ellos, junto a los reyes del ciclocross, el holandés Mathieu Van der Poel y el belga Wout Van Aert, triple campeón mundial del ciclismo del barro. Sin olvidar a otro corredor local, Tiesj Bennot, siempre entre los mejores.
Una carrera especial, venerada en Bélgica, la segunda más larga del calendario, con historia épica desde su nacimiento en 1913, solo interrumpida desde 1915 hasta 1918 por la Primera Guerra Mundial.
El recorrido transitará por carreteras llanas hasta el primer paso por el Oude Kwaremont (km 119), lo que hace previsible la formación de una fuga. A partir de ahí se suceden 8 cotas, incluidos los adoquinados Holleweg (km 140) y Haaghoek (km 145) y el Kapelmuur (km 170), para poner luego rumbo al primer encadenado Kwaremont / Paterberg (km 212 y 215).
Una prueba de desgaste y eliminación que tendrá una segunda selección en el tramo del Koppenberg (km 222), que es la antesala del Taaienberg (km 230) antes de las últimas subidas a Oude Kwaremont y Paterberg (km 251 y 254). A partir de ese punto y hasta meta, imperará la ley del más fuerte.