La tradición de la matanza, muy viva pese a la lluvia

E.C.B
-

Madrigal de las Altas Torres celebra esta fiesta con talleres de elaboración de los diferentes productos derivados del cerdo como las morcillas o embutidos, que tuvieron que desarrollarse en los soportales de la plaza, y una comida en el Ambigú

La tradición de la matanza, muy viva pese a la lluvia - Foto: Producciones Pichi

Madrigal de las Altas Torres recuperó este sábado una de las tradiciones más antiguas de esta tierra, que hace años se practicaba en casi todos los hogares, pero que con el paso del tiempo ha ido cayendo poco a poco en el olvido, la matanza. Ycomo de mantener viva esta fiesta se trataba, los vecinos de esta localidad de la Moraña decidieron combatir a la lluvia que durante las primeras horas de la mañana cayó en numerosos puntos de la geografía abulense y seguir con sus planes de celebración, eso sí a resguardo, tanto en los soportales de la plaza de San Nicolás como luego en el Ambigú.  
Desde primera hora de la mañana comenzó la demostración de las diferentes fases de la matanza, comenzando por el chamuscado del cochino y la elaboración de las morcillas y el adobo, con invitación a pastas y aguardiente para todos los presentes en la plaza de San Nicolás.
Allí, en sus soportales, se desarrollaron por la mañana dos talleres en los que participaron medio centenar de personas, uno de elaboración de morcillas y otro de adobo, picado de carne tradicional y elaboración de picadillo. Eso sí, entre medias hubo tiempo para tomar un almuerzo matancero a base de hígado encebollado y vino Ysabel de Madrigal.
La tradición de la matanza, muy viva pese a la lluviaLa tradición de la matanza, muy viva pese a la lluvia - Foto: Producciones PichiPoco después de las 12,00 horas cesó la lluvia y con la salida del sol la plaza recuperó todo su esplendor, con numerosos grupos de turistas venidos de otras provincias y también gente llegada de los pueblos vecinos que no quisieron perderse este encuentro con las tradiciones organizado por el Ayuntamiento y la Asociación Cultural Taurina San Nicolás ni tampoco la comida que se ofreció en el Ambigú a base de alubias con productos de la matanza, picadillo, pan y bebida, para la que se vendieron unos 400 tickets.
Luego por la tarde, tras el buen yantar, se celebró un nuevo taller, en este caso de elaboración de embutidos, y tuvo lugar una espectacular demostración de destazado del cochino. Además, entre todos aquellos que habían comprado los tickets para el almuerzo y la comida se sortearon 20 lotes de matanza para cerrar esta gran fiesta.