Podemos abre las primarias locales sin renunciar a acuerdos

S. González
-
Pablo Fernández, secretario autonómico de Podemos y candidato a la Junta. - Foto: José Luis Leal ((Ical)

Fernández asegura que «pondremos todo de nuestra parte» hasta el último momento, pero en Zamora, Burgos y Soria ya se ha descartado

Podemos avanza en sus candidaturas municipales, aunque mantiene abierta la puerta a la convergencia con otras formaciones políticas de izquierdas para elaborar candidaturas conjuntas a los ayuntamientos de las principales capitales castellanas y leonesas. De esta forma, la formación morada abre el proceso de primarias para elegir a los candidatos locales, cuya votación se celebrará entre los días 1 y 5 de febrero, tanto de forma telemática como presencial. Un día después se realizará el recuento.
Tras celebrar a finales del pasado año las primarias para elegir al candidato a la presidencia de la Junta, cuya lista volverá a encabezar su secretario autonómico, Pablo Fernández, y los ‘números uno’ a las Cortes de Castilla y León en las nueve provincias, llega el turno de los aspirantes a las alcaldías, en un proceso que realizan por primera vez.
Fernández explica que las conversaciones con otras formaciones continúan y «pondremos todo de nuestra parte» para alcanzar candidaturas conjuntas «hasta el último momento», aunque reconoce que ya deberían haberse concretado los acuerdos o deberían cerrarse a lo largo de febrero, pues apenas quedan cuatro meses para los comicios.
El secretario autonómico cuenta ya con que no habrá lista única de las fuerzas de la izquierda a los ayuntamientos de Soria, Burgos y Zamora. «Lo hemos intentado, pero otros no han querido por diversas circunstancias y no ha sido posible», afirma Pablo Fernández, quien insiste en que allá donde se logre un acuerdo la ‘papeleta’ debe llevar el nombre de Podemos.
Después de que hace cuatro años sólo apoyaran a los de otras plataformas pero sin presencia con sus siglas, en esta ocasión defendieron la marca desde el inicio.
A la dirección autonómica de la formación morada le hubiera gustado llegar a finales de enero con la estrategia clara y definida, sin embargo Izquierda Unida y otros movimientos no tienen prisa y prefieren por el momento avanzar más despacio, temerosos por un lado de ser fagocitados por Podemos y, por otro lado, indecisos, tras los resultados de las elecciones andaluzas, sobre el resultado en las urnas de una candidatura conjunta.
Podemos ya ha abierto el plazo para la preinscripción y publicación de las precandidaturas individuales (16 a 19 de enero) y, posteriormente, del 22 al 26 se podrá realizar la solicitud y concesión de los avales personales y colegiados. El 27 y 28 se confirmarán las candidaturas y se inscribirán en las listas, que serán publicadas el día 29, conforme al calendario cerrado por la formación.
La marca del cambio.

Pablo Fernández, secretario autonómico y candidato a presidir la Junta, asegura de forma categórica que «la marca del cambio, especialmente en Castilla y León, es Podemos». El dirigente morado tiene muy claro que cuentan con un «proyecto transversal, para la Comunidad y desde la Comunidad», a diferencia de otros partidos políticos «que hablan más de Cataluña y de otros asuntos nacionales».
Por ello, insiste en que su «máxima preocupación» es hablar de los problemas de los ciudadanos de Castilla y León y plantear un programa electoral que ofrezca soluciones. «Tengo  libertad dentro de mi partido para realizar un planteamiento totalmente autonómico en nuestras propuestas y margen de actuación para ello», lo que pretende que sea una continuación del trabajo realizado en las Cortes de Castilla y León durante toda esta legislatura.