La Junta ultima el plan de retención y retorno del talento

David Alonso
-
Dos jóvenes esperan sentadas en la sala de espera de una estación de tren de la Comunidad - Foto: Marina Palacios

Dos de cada tres menores de 25 años se plantea marcharse a otras comunidades o países por motivos laborales para mejorar su futuro y condiciones de trabajo, según el barómetro de Socyl

El 65 por ciento de los jóvenes de Castilla y León tiene en mente la opción de irse fuera de la Comunidad cuando tenga que buscar un trabajo. Da igual si a otra autonomía u a otro país, la emigración está entre sus salidas. Una tasa que  pasada la edad universitaria, de 26 a 35 años, apenas mengua hasta el 50 por ciento de los paisanos autonómicos. Así se desprende del último barómetro publicado por la Asociación de Sociólogos de Castilla y León(Socyl), que asegura que dos de cada diez vecinos de la región se plantean la emigración como salida para mejorar su futuro y condiciones laborales. De hecho, los sociólogos destacan que, incluso en el grupo de 36 a 50 años, «que tendría una posición socioeconómica más estable», uno de cada cuatro sería partícipe de hacer las maletas fuera de la autonomía. Una dolorosa realidad que viene padeciendo la región, donde la temida ‘fuga de cerebros’ se convirtió durante los años más duros de la crisis en un auténtica sangría. 

Precisamente para poner freno a esta situación y hacer Castilla y León «más atractiva» para jóvenes, elGobierno regional está ultimando el Plan de Retención y Retorno del Talento con la esperanza de poder presentarlo en el mes de febrero, tal y como avanzó ayer la consejera de Economía y Hacienda,Pilar del Olmo, tras ser cuestionada por las cifras que revelan el barómetro de Socyl.

Aunque no aportó más datos, la consejera apostilló que la intención es que los jóvenes puedan quedarse en Castilla y León «ayudando a que las empresas les contraten y tengan el talento que tanto necesita la Comunidad». 

Durante su intervención antes de un acto, Pilar delOlmo lamentó que la fuga de talentos sea un problema que se viene acusando «desde hace mucho tiempo» y que ha llevado a Castilla y León a vivir un descenso continuado de población, además de que el porcentaje de personas mayores en la Comunidad es «más alto» que en otras autonomías, con lo que el crecimiento vegetativo «lastra» el futuro de la población de Castilla y León, según informa Ical.

Sin embargo, se apoyó en los últimos datos para enviar un mensaje esperanzador, ya que recordó que en ocasiones se ha llegado a registrar «un saldo positivo en las migraciones». Según Del Olmo, lo que hay que hacer es conseguir que Castilla y León sea «más atractiva» para que los jóvenes no se marchen, así como creer firmemente en la posibilidad de «revertir» la tendencia poblacional «para que nuestros hijos se queden aquí».

Entorno rural y urbano.

Respecto a las pretensiones de emigrar que se extraen del informe, el presidente de la Junta Directiva de Socyl, Ángel Martín, aseguró que el barómetro no aprecia diferencias en estas entre los residentes en el mundo urbano y rural de la Comunidad, «pese a que la pérdida de población es uno de los principales problemas de la Comunidad y uno de los factores que más influye en esta situación es la salida de personas en busca de un futuro más prometedor», aseguró Martín durante la presentación del informe.

Salida de la crisis.

Los castellanos y leoneses todavía no ve clara la salida de la crisis económica. Según el barómetro presentado ayer por la Asociación de Sociólogos de la Comunidad (Socyl), el 83 por ciento de los encuestados no considera que la región haya superado la etapa de crisis, aunque crece la sensación de mejora, toda vez que el año pasado el 93 por ciento de la población tenía esta percepción. «Esta opinión contrasta con los mensajes y valoraciones procedentes de gobiernos e instituciones económicas», asegura el presidente de Socyl,Ángel Martín, que asegura que «gran parte de nuestros ciudadanos no percibe una clara mejoría de su situación socioeconómica».

Unas cifras que encajan con que solo el 13 por ciento de los encuestados califiquen el momento económico de la Comunidad como bueno o muy bueno, frente al 36,4 que creen que es mala o muy mala. Esto supone un aumento de las perspectivas negativas, ya que en 2017 solo el 31,1 percibía la situación como mala o muy mala, cinco puntos menos que este año, algo que, según Martín, se debe a que «2018 ha sido un año con noticias económicas de cariz negativo, así como anuncios de cierres o deslocalizaciones de empresas enCastilla y León».

Además, el presidente de Socyl asegura que «la mayoría» de los que consideran que la economía de la Comunidad es buena o muy buena se «autoubican ideológicamente» en la ‘derecha’ o ‘centro-derecha’.

Por último, de cara a este 2019, dos de cada diez encuestados creen que la situación irá a mejora, frente al 34% que opina lo contrario, mientras que casi la mitad de la población, el 46,8 por ciento, estiman que la economía de Castilla y León estará igual que el año pasado.