Fuera de casa ya no se admiten errores

A.S.G.
-
Fuera de casa ya no se admiten errores

El Colegios Diocesanos visita al Atlético Palencia 1929. Los colegiales han sumado 11 de 33 puntos a domicilio. El Bosco de Arévalo recibe el domingo al Becerril

En casa no hay mejor equipo en la Regional de Aficionados que el Colegios Diocesanos UCAV. De jugarse la competición en el Sancti Spíritu sería líder destacado de la Regional.Pero no es así.Porque como en el extraño caso de ‘Jekyll y Mr Hyde’,  los colegiales tienen dos caras. Aquellos que en casa únicamente han cedido un empate –sumando 37 de 39 puntos posibles– fuera de la misma se han dejado un reguero de puntos –han sumado 11 de 33 posibles–, imperdonable para un equipo que quiere pelear por el ascenso a Tercera División. Y pese a ello, está en la pelea. Porque los de Somoza son cuartos, a tres puntos del Becerril, segundo y verdadero objetivo a estas alturas de temporada. Alcanzarle pasa por muchas cuestiones. La primera, no volver a fallar lejos del Sancti Spíritu. Y la primera oportunidad para demostrarlo llegará este sábado, cuando el equipo se desplace a El Otero –17,00 horas– para enfrentarse a un Atlético Palencia 1929 que se quedó hace tiempo en tierra de nadie sin más objetivos que el final de la temporada.
Llega el equipo de Somoza tras golear (6-1) al Villarcayo Nela pero mirando de reojo a sus últimos desplazamientos. Porque en las tres últimas salidas, tres derrotas. Villamuriel, Unami y Calasanz supieron pescar en las salidas de los colegiales, que ya no pueden fallar más, mucho menos cuando a la vuelta de la esquina tienen su jornada de descanso.
No descansa el Bosco de Arévalo en su empeño por seguir optando a la permanencia. Lo tiene complicado el equipo de Jorge Garcinuño ‘Jordi’, no sólo por los seis puntos que le separan de El Espinar SanRafael sino por el calendario de los chicos del Colegio Salesianos. Tras plantar cara (2-0) en tierras burgalesas al líder, elMirandés B, los arevalenses reciben este domingo a partir de las 17,00 horas al Becerril, segundo. Nuevo ‘gallo’ de la categoría y nuevo encuentro en el que olvidar la entidad del rival y centrarse en los tres puntos. Porque ya todos los partidos son finales para los pupilos de Jordi, obligados a no distinguir rivales.