Prisciliano, carácter disidente en el cristianismo del s. IV

E.C.B
-

El profesor de la Universidad de Oviedo Diego Piay Augusto presentó en el Episcopio una biografía «rigurosa y objetiva» sobre el que fuera obispo de Ávila, basada en todas las fuentes disponibles

Prisciliano, carácter disidente en el cristianismo del s. IV

Mucho se ha escrito sobre la figura de Prisciliano, nombrado obispo de Ávila en el año 371, pero quizás seguía existiendo una necesidad de contar con una biografía histórica «rigurosa y objetiva» que acercara al gran público a este personaje fundamental para conocer la historia occidental y el cristianismo del siglo IV. A ese vacío ha tratado de dar respuesta el profesor de la Universidad de Oviedo Diego Piay Augusto, que tras realizar su tesis doctoral sobre el Priscilianismo que se extendió por toda la Gallaecia romana, recoge en su nuevo libro ‘Prisciliano. Vida y muerte de un disidente en el amanecer del imperio cristiano’ «todos los datos disponibles para completar esos vacíos existentes en su biografía con otras fuentes del periodo», según palabras del autor, que este viernes presentó esta biografía en el Episcopio, acompañado por el concejal de Cultura, Ángel Sánchez.
Se trata de la primera biografía sobre Prisciliano que recoge todas las fuentes arqueológicas, epigráficas e históricas disponibles, y que no solo abarca su vida, sino también el movimiento surgido a partir de él, que se prolonga hasta el año 651 y se expande por toda Hispania y el sur de la Galia.
En su intervención, Diego Piay comentó que Prisciliano «es una figura muy importante no solo para la ciudad de Ávila, donde fue obispo y pudo incluso haber nacido, aunque no haya datos certeros sobre su nacimiento, y hay autores que defienden que fue su lugar de enterramiento. Es un personaje fundamental para todo el Imperio Romano occidental en época tardorromana, porque su vida se desarrolla en un momento de afirmación del cristianismo en el imperio y es cuando surgen disidencias con relación a ese canon de escrituras oficiales que se estaba fijando, y Prisciliano representa un carácter disidente respecto a ese cristianismo incipiente», subrayó el autor, quien añadió que «también es fundamental porque se relaciona con los personajes más importantes del periodo, pues el mismo año que fue nombrado obispo de Ávila realizó un viaje a Roma y se presentó ante el papa Dámaso, y sabemos también que tenía relación con cargos muy cercanos al emperador».