scorecardresearch

Casado avisa: «La sexta ola será la de los no vacunados»

David Alonso
-

La titular sanitaria reconoce que dos de cada tres pacientes ingresados en la UCI no están inmunizados y avanza que la presión asistencial «ya se está notando» en Atención Primaria

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, comparece en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. - Foto: R. Cacho (Ical)

La sexta ola de la pandemia del coronavirus ya es una realidad. Lo que hace semanas era un tímido repunte se ha tornado en realidad con una incidencia disparada que acumula un repunte cercano al 100 por ciento durante la última semana. «Podemos hablar ya claramente de la existencia de la sexta ola», reconoció ayer la consejera de Sanidad, Verónica Casado, que alertó que «será la de los no vacunados y los colectivos más frágiles». En su vuelta a las ruedas de prensa posteriores a los Consejos de Gobierno, la titular sanitaria autonómica, acompañada por el vicepresidente y portavoz, Francisco Igea, dio cuenta de la situación epidemiológica de la Comunidad y aseguró que se encuentra en un escenario «de fase de ascenso» con el pico máximo de contagios e incidencia «aún lejos». 

Reconoció también la consejera que «ya se está notando» el incremento de la presión asistencial en Atención Primaria a cuenta del repunte de contagios, que se ha unido a la campaña de gripe y está comenzando a atenazar las consultas y los hospitales. «El objetivo era la normalización del sistema sanitario y esto nos complica la situación», añadió. En este punto recordó que Castilla y León cuenta a día de hoy con la sexta cifra más alta de España en incidencia a dos semanas, y la cuarta a siete días. «La incidencia está creciendo de forma importante en la Comunidad, son tasas todavía bajas para lo que vimos en olas anteriores, pero nos obliga a tomar decisiones», relató Casado, que, sin embargo, no anunció ninguna nueva restricción o medida. 

La responsable sanitaria explicó también el desencuentro vivido en el Consejo Interterritorial de Salud sobre las medidas restrictivas del nuevo 'semáforo covid' y volvió a posicionarse en contra de los cierres a la hostelería. De hecho, con la sombra del pasaporte covid sobrevolando Castilla y León, la consejera no solo alejó su posible instauración en la Comunidad, sino que insistió en que la estrategia de su Consejería es «vacunar, vacunar y vacunar». 

Precisamente, al colectivo de los no inmunizados volvió a dirigirse una vez más para instarles a acudir a los puntos de vacunación para recibir el pinchazo. Y es que, según detalló, dos de cada tres pacientes que ocupan las unidades de críticos de Castilla y León no están vacunados ante la covid-19. 

«Es la ola de los no vacunados y de los pacientes frágiles», reiteró la consejera, quien señaló que actualmente la Comunidad contabiliza 205 pacientes por coronavirus en los hospitales, 180 de ellos en planta y 25 en las UCI. «Es una cantidad que aumenta lentamente y tenemos que monitorizar, porque se ha duplicado en las últimas dos semanas», explicó alertada.

Por último, Casado evidenció que esta sexta ola llega en un «momento complejo», con consecuencias «psicológicas, sociológicas y profesionales» por la proximidad de la Navidad y la esperanza de volver a la normalidad, ahora truncada por el nuevo repunte.

El pasaporte covid se utilizaría solo en hospitales y albergues

Castilla y León cada vez ve más lejos la posible aplicación del pasaporte covid en la hostelería y ocio nocturno, dadas las dudas que el Comité de Expertos autonómico presenta sobre su aprobación.Verónica Casado y Francisco Igea volvieron a reconocer ayer que la Junta está a la espera de recibir un informe jurídico sobre la idoneidad legal de exigir la presentación de este certificado de vacunación, si bien no es la medida principal que maneja el Ejecutivo autonómico para tratar de frenar el incremento de la incidencia. Una medida que, tal y como detalló Casado, se reservaría en un primer momento para hospitales y albergues. La titular sanitaria insistió en que sobre el pasaporte covid no tienen «ni una sola evidencia» científica que asegure que ayuda a mitigar la expansión del virus. De esta forma, Verónica Casado sostuvo Castilla y León está entre las tres autonomías que están estudiando la posibilidad de exigir el certificado de vacunación, pero apuntó que esta medida estaría reservada para el acceso a hospitales y albergues, no así en los establecimientos de hostelería y ocio, donde recordó se mantiene la exigencia de la mascarilla. Además, la consejera de Sanidad recordó la demanda de que existiera una postura común sobre esta medida en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Al no producirse, añadió, que la Junta espera un informe jurídico sobre su idoneidad, pero recalcó que el grupo de expertos le ha manifestado sus «dudas» sobre su eficacia, por si sola, para prevenir contagios.