¿Final de la historia?

SPC
-
¿Final de la historia? - Foto: J.J.Guillen

La relación entre Iglesias y Errejón, forjada en sus tiempos en la Universidad, se ha ido enfriando desde la irrupción de Podemos

Pasan tantas cosas y tan rápido en la política española que es difícil aventurar si la ruptura de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón será definitiva. Puede que políticamente vuelvan a compartir camino. Pero lo que ya parece difícil es que su relación personal retorne a la que mantenían en sus años de universidad. Una amistad deteriorada a partir de la fundación de Podemos, y que la renuncia a todos sus cargos del líder de la formación en Madrid, Ramón Espinar, el pasado viernes, podría haber terminado de romper.

La facultad
En su tesis doctoral, Iglesias cuenta hasta su primer encuentro con Errejón: «Le conocí comiendo pan con azúcar en el puesto de chuches de la facultad. Tuve la suerte de darle una clase que me permitirá en el futuro presumir de haber sido profesor suyo».
La complicidad que compartían también la dejó reflejada en su tesis Errejón: «No tardamos en comprender que debíamos cuidarnos, porque nos quedaba mucho camino por recorrer juntos».

Fundación del partido
La facultad de Ciencias Políticas fue el laboratorio donde se forjó Podemos, que se registró como partido político en 2014 para concurrir a las elecciones europeas. La asamblea fundacional, celebrada en el Palacio de Vistalegre en octubre de ese año, dejó la ya famosa foto de los cinco fundadores: Iglesias, Errejón, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero y Luis Alegre. 

Adiós de monedero
La dimisión de Juan Carlos Monedero en abril de 2015 después de que Hacienda le abriera una investigación por los trabajos de asesoría que realizó para Venezuela empezó a destapar algunas diferencias y comenzó a desestabilizar la relación entre Iglesias y Errejón.