Casado aboga por un pacto nacional de sanidad

J.M.M.
-

El presidente del PP, que clausuró la Junta Directiva del PP de Ávila con una intervención telemática, mostró su deseo de comenzar el próximo curso político en septiembre en Ávila

Casado aboga por un pacto nacional de sanidad

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, abogó este viernes en la clausura de la Junta Directiva del PP de Ávila por un pacto nacional por la sanidad, «que lo podamos legar a las futuras generaciones», y que haya una previsión para la reactivación económica que pase por la bajada de impuestos «para impedir que las empresas tengan que cerrar».
Casado, que intervino de forma telemática en una reunión que se celebró en la sede del PPde Ávila, y que contó con la presencia del presidente del PPde Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y del presidente del PP de Ávila, Carlos García, se mostró «orgulloso de lo que ha hecho la Junta de Castilla y León y la Diputación de Ávila» para hacer frente a la pandemia, así como los alcaldes y concejales de la formación. 
El presidente del PP destacó el «buen olfato» mostrado por Fernández Mañueco cuando «pidió el estado de alarma cuando nadie lo pedía», y recalcó que «desde el primer momento dejó claro que se iba a volcar para salvar la vida de los ciudadanos de Castilla y León». En esta línea, precisó que «la Junta de Castilla y León ha sido un ejemplo en la gestión y en la interlocución con otras fuerzas políticas» y calificó de «acierto» el Pacto por la Recuperación firmado. E
A continuación, insistió en que durante dos meses han dado apoyo al Gobierno «sin pedir nada a cambio, ante una excepcionalidad que era rarísima» y de cara al futuro insistió en que «es fundamental que la normativa básica sea eficaz sin tener que recurrir a la excepcionalidad constitucional». 
Casado no quiso pasar por alto su intervención en la Junta Directiva del PP de Ávila para hacer referencia a problemas que preocupan a los abulenses, como Nissan, el ferrocarril, el agua o el plan industrial. Así, recordó la labor que realizaron Mariano Rajoy y Luis de Guindos para evitar que se cerrase la planta de Ávila. Por último, mostró su deseo de comenzar una vez más el curso político en septiembre en Ávila, al igual que ha hecho en los dos últimos años.