El Real Ávila abre pero no cierra

A.S.G.
-

De nuevo por delante, el Real Ávila volvió a conceder un empate «evitable» en el tramo final ante el Júpiter Leonesa B. Preocupa la lesión de Peli, que podría estar fuera dos meses por una rotura de fibras

El Real Ávila abre pero no cierra - Foto: Jesús F. Salvadores

Dos partidos y cuatro puntos perdidos. No es el inicio previsto para un Real Ávila cuyo calendario de temporada se abría de forma amable, asequible. Ni el Real Burgos en el Adolfo Suárez, ni el Júpiter Leonesa B en el Área de Puente Castro aparecían como rivales ante los que empezar a dejarse puntos.No al menos cuando la mirada y las intenciones están puestas en la zona alta de la tabla, aquella que no perdona los despistes.  
Se falló ante el Real Burgos y no se quería fallar ante el Júpiter Leonesa B. Esta vez no se repitió el guión, no al menos en su totalidad, pero sí se repitió el final de un partido que volvió a abrir el equipo encarnado pero que no supo cerrar. Y no es la primera vez en un Grupo VIII donde las mieles del playoff suelen saborearse siendo más eficaz que virtuoso. Lo sabe JonathanPrado, defensor de la portería a cero como el mejor punto de partida para encontrar los tres puntos.
Si ante el Real Burgos el equipo se ‘reprochó’ a sí mismo la pérdida de control de un partido que nunca debieron dejarse escapar, ante el Júpiter Leonesa B las lesiones marcaron el devenir de los acontecimientos. Cayó Peli, cayó Damián –que había saltado al campo a sustituir a Edu– y el equipo se quedó sin margen de maniobra. «Las lesiones nos condicionaron» tiene claro JonathanPrado, entrenador del Real Ávila.
Un partido «con un buen arranque». Intenso, con acercamientos y el gol de Rubo en el minuto 11 para poner el 0-1. «Supimos llevar el partido allí donde queríamos. Lo dormimos, lo trabamos, lo competimos bien» pero de nuevo faltó la contundencia que hubiera resuelto el duelo mucho antes. Sin Rubén Ramiro sobre el césped –no jugó por precaución ante unas molestias físicas– fue Rubo el que llevó el peso ofensivo. Pudo hacer más de uno, como pudieron marcar Jorge o ManuMoreira.  «Teníamos que haber materializado alguna de las ocasiones que tuvimos». Le faltó el segundo gol al equipo y le faltó frescura. Los cambios obligados se notaron en el tramo final.
Diferente panorama, pero un nuevo empate para un equipo que no termina de encontrar el triunfo que necesita para comenzar a sumar de tres en tres. Se puede mirar a la contundencia ofensiva –«cuando tienes ocasiones tan claras, debes ser más eficaces»– pero JonathanPrado prefiere mirar al «todo».
Tendrá una nueva oportunidad el próximo sábado ante el Becerril. No sumar los tres puntos sería ya preocupante. Y deberá hacerlo sin Peli, entre otros. Preocupa la lesión del mediocentro. Con rotura de fibras, su baja se podría prolongar al menos dos meses. Y no es una baja cualquiera.