Más de 12.000 personas vibran en Gredos con Rod Stewart

M.M.G.
-
Más de 12.000 personas vibran en Gredos con Rod Stewart

Nuevo éxito de público y de organización del Festival Músicos en la Naturaleza

Con su inconfundible voz, su acento y su prestancia londinenses y sus muchas décadas de experiencia sobre el escenario, el gran Rod Stewart emocionó a las 12.516 personas que se reunieron en Hoyos del Espino para hacer realidad la edición número 14 de Musicos en la Naturaleza, el festival de música organizado por la Junta de Castilla y León a través de la Fundación del Patrimonio Natural.

Vestido en negro, blanco y con detalles en dorado, Mr. Rod Stewart sorprendió con una gran banda que llenó de luz el escenario con su ropa blanca, así como con una escenografía de lo más teatral gracias a su piano con brillantina blanca y su arpa dorada.

Lo cierto es que Stewart no defraudó a sus incondicionales y les regaló, en primer lugar, Infatuation para, a continuación, encadenar una detrás de otra sus grandes éxitos. Temas de lo más rockero que fue intercalando con las baladas que le han hecho famoso y que convirtieron la finca de Mesegosillo en un mar de móviles encendidos pendientes de captar todos los movimientos de un cantante que no aparenta los 74 años que su carnet de identidad dice que tiene.

Pero antes de que el que James Brown definiera como el mejor cantante de white soul conquistara Hoyos del Espino, lo hizo a su manera Rulo, que acompañado de su Contrabanda puso este año la nota nacional al festival.

Puntuales, los cántabros rompieron el hielo con Tu alambre, aunque fue con temas como Me gusta, Noviembre o Me quedo contigo cuando emocionaron más a los presentes.

Sobre todo a Alicia, la pequeña afortunada que Rulo subió al escenario para compartir con ella ‘

Pa ki, pa ya’.

“¡Larga vida a Músicos en la Naturaleza¡”, gritó Rulo al acabar su actuación con Escaleras y con una foto con el público de fondo (“no nos gusta mucho hacerlo, pero nos lo ha pedido la organización y nosotros lo hacemos encantados”, reconocía Rulo) el aperitivo perfecto para dar paso al londinense, que fue el segundo sobre las tablas.