El transporte escolar, nuevo objetivo de vigilancia

M.E
-

Los agentes verifican hasta el viernes el uso del cinturón, la velocidad, el tiempo de descanso o la ingesta de drogas de los conductores de este tipo de vehículos

El transporte escolar, nuevo objetivo de vigilancia - Foto: Alberto Rodrigo

Los autocares dedicados al transporte escolar son esta semana objeto de vigilancia por parte de los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, dentro de las campañas de seguridad vial que anualmente realiza la Dirección General de Tráfico (DGT) para prevenir accidentes en este tipo de transporte. Así, hasta el viernes se intensificarán las inspecciones a este tipo de vehículos, comprobando que las autorizaciones y documentos que deben tener los autobuses sean los correctos para la prestación del servicio. Asimismo, los agentes verificarán que sus condiciones técnicas y los elementos de seguridad son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el conductor, como son el permiso de conducción, los tiempos de conducción y descanso o la no ingesta de alcohol y drogas al volante.
La seguridad es la máxima prioridad en este transporte y las cifras de siniestralidad anuales reflejan que  es un sector seguro, si se toma como criterio de comparación el número de fallecidos por viajero–kilómetro recorrido.
La movilidad segura de los menores es una de las prioridades del organismo ya que cada día más de 600.000 alumnos utilizan el autobús escolar para acudir al colegio y regresar a casa, según el Observatorio del Transporte de Viajeros por Carreteras del Ministerio de Fomento. En Castilla y León unos 35.000 alumnos utilizan el autobús escolar. Así, se recuerda a los padres el derecho a exigir a los centros que los autobuses que se encarguen del transporte escolar cumplan todos los requisitos normativos.
La velocidad inadecuada y las distracciones son las principales causas de los accidentes en los que están implicados este tipo de vehículos, por lo que se controlará especialmente que se circula a la velocidad permitida y que no se hace uso del teléfono móvil u otros aparatos que supongan distracción. También se incrementarán los controles de alcohol y otras drogas entre los conductores.
El 90% de los accidentes que se producen durante el transporte escolar tienen lugar en el momento de subir o bajar del vehículo o justo en los instantes inmediatos. Para evitarlos se recomienda a los padres respetar las paradas, ir con tiempo suficiente y no esperar a los niños al otro lado de la calzada.
Debido a la importancia que tiene el cinturón de seguridad en caso de accidente, se prestará especial atención a su uso en los autobuses escolares que los lleven instalados, que actualmente son más del 60%.