Ocho seises para recordar a T.L. Victoria

D.C
-

Un taller con niños recuerda que el gran polifonista abulense cantó como voz blanca en la Catedral abulense

Ocho seises para recordar a T.L. Victoria - Foto: David Castro

El Festival Abvlensis, que cada año intenta ofrecer alguna novedad interesante en su intenso programa para que sin perder la esencia apueste por la capacidad de innovación con coherencia, abrió la segunda edición de su taller de seises para niños cantorcicos, un homenaje ‘desde la base’ a Tomás Luis de Victoria con el que se recuerda que el gran polifonista abulense formó parte del grupo de voces blancas que participaba en las celebraciones religiosas que tenían lugar en la Catedral.
Los seises de la Catedral abulense, recuerdan desde Abvlensis, eran un reducido grupo de niños cantores que, con presencias tan destacadas como las del propio Tomás Luis de Victoria o Sebastián de Vivanco, «iluminaban con sus voces las celebraciones litúrgicas del templo»; con este taller, el festival internacional de música antigua «brinda la oportunidad a los más pequeños de emular a aquellos seises durante un par de jornadas».
El taller, que dirige en el Palacio de Caprotti la especialista en música María del Monte, cuenta con la participación de ocho jóvenes de entre ocho y catorce años de edad, conjunto variado en el que se cuenta la presencia de tres abulenses y dos voces llegadas de otros países.
Esta segunda edición del taller de seises, que es fruto del éxito y la satisfacción que dejó la celebración el pasado año de la primera experiencia, reparte su actividad en dos jornadas de dos horas de duración cada una (ayer y hoy), durante las cuales los jóvenes trabajarán un breve repertorio que les ayudará a conocer mejor la figura de Victoria, su vinculación con Ávila y la Catedral y también la música de su tiempo.
actividad formativa. En la jornada de ayer la actividad del taller, tras conocer María del Monte a sus jóvenes alumnos para saber sus capacidades a la hora de enfrentarse al canto, se centró en la aproximación a los recursos del canon y en el conocimiento básico de Tomás Luis de Victoria, todo ello con la rapidez que exige disponer de sólo dos días de trabajo.
Alguno de los niños participantes en el taller tiene algún tipo de conocimientos musicales, mientras que otros es la primera vez que se enfrentan a esta disciplina artística, pero de todos ellos destacó la profesora del taller «la enorme ilusión que ponen», una entrega que demuestra que «la música de Tomás Luis de Victoria es para todos los públicos».
Otro de los contenidos básicos del taller será el trabajo con la obra de Victoria Ascendens Christus in altum, una pieza de la que debido a su complejidad y al poco tiempo disponible sólo entrarán en su introducción, un tiempo breve que será el contenido de un breve concierto que los niños del taller interpretarán hoy a las 12,30 horas, en una actuación abierta a familiares y público en general.