Un regreso con tinte 'especial'

A.S.G.
-

El Colegios Diocesanos presenta a Pablo Negro, a todos los efectos jugador colegial tras desvincularse del Santa Marta. «El grupo tiene ganas e ilusión por comenzar»

Un regreso con tinte ‘especial’

PabloNegro ya está en casa a todos los efectos. «Para nosotros es una presentación especial» ponía sobre la mesa de inicio Alberto Mellado, presidente del CD Colegios Diocesanos, en presencia de un jugador que formó parte del equipo que logró el ascenso a la División de Honor, que firmó la primera permanencia en la historia del fútbol abulense de un equipo en la máxima categoría del fútbol juvenil y que entonces se convirtió, junto a otros jugadores como Oli, SergioMayorga,Nacho y otros muchos, con los que volverá a formar vestuario, en santo y seña del futuro del fútbol abulense. Vuelve a casa a todos los efectos tras desvincularse del Santa Marta –«queremos agradecerles las facilidades que nos han puestos»– tras firmar con los tormesinos en la 2019-2020 en la que era su primera experiencia en Tercera. Club del que salió en forma de cesión en el pasado mercado de invierno en busca de los minutos que no tenía en el Alfonso San Casto.Ya entonces lo hizo en dirección a un Diocesanos con el que finalizó la campaña. Ahora, asentado y a las órdenes de Somoza, deberá ser una pieza importante en el esquema de un técnico que le conoce a la perfección.
«Con Pablo recuperamos a un futbolista que conocemos y nos conoce perfectamente, que después de un año complicado viene con toda la ilusión del mundo para jugar en Tercera y ayudarnos todo lo posible. Un jugador con muchas posibilidades y que con confianza nos puede aportar mucho» señala Somoza de cara a un jugador capaz de desenvolverse en muchas posiciones, desde el centro del campo con llegada desde segunda línea, a zonas de extremo y segundo punta. «Tiene que ser un jugador importante para el equipo».   
De sobra es conocida la calidad de Pablo. Por su parte ya anuncia también las ganas. «El grupo tiene ganas e ilusión de empezar» ante una temporada «en la que el club ha hecho historia» recuerda el jugador tras el ascenso conseguido a Tercera División, categoría que el Diocesanos disputará por primera vez en su historia. Una categoría que él probó por primera vez, «sin suerte», en el Santa Marta. «No encontré todos los minutos que quería. No quiero estar en un club en el que no disfrute» recordaba sobre un curso pasado del que recomponerse ahora en el Dioce, «donde pasé los mejores años». Volverá –lo cierto es que desde el pasado febrero, con su cesión, ya lo estaba– a juntarse a muchos de sus compañeros de su etapa juvenil. «Entonces se hizo un grupo espectacular.Somos muy amigos. De nuevo nos hemos podido juntar bastantes. Somos gente joven que ya hemos competido juntos» apunta en un valor añadido.