scorecardresearch

Sarlos Soria regresa otra vez sin la cumbre del Dhaulagiri

L.C.S
-

El montañero abulense tuvo que retirarse de su intento de escalar al Dhaulagiri, y ya se encuentra de vuelta en su domicilio en Madrid

Sarlos Soria regresa otra vez sin la cumbre del Dhaulagiri

«Otra vez el Dhaulagiri nos  ha dado la espalda. Hemos hecho buen alpinismo a veces y lo hemos pasado complicado en otras ocasiones, pero lo hicimos todo bien y con seguridad. Una cosa es que la montaña esté difícil, porque se lucha con ello, pero otra cosa es cuando está peligrosa, y para mi gusto estaba peligrosa y por eso nos hemos dado la vuelta. Otra vez, qué lo vamos a hacer». Así resumía Carlos Soria, ya desde su domicilio en Madrid, las sensaciones de su última expedición al Dhaulagiri, del que regresa otra vez sin cumbre, pero al que quiere volver «este próximo otoño o la próxima primavera, porque me veo con condiciones de subirlo».

Soria afirmaba que «ha sido una expedición fantástica, pero sin cumbre, esa es la verdad. Primero fuimos con un grupo de amigos por el Valle del Khumbu a entrenar y fue fantástico, con buenísimo tiempo. Después de 12 días o así nos fuimos al campo base y a los cuatro días de estar allí, parec ía que había una oportunidad incluso de llegar a la cumbre, no solo para subir a aclimatarnos. Nosotros nos dábamos por aclimatados y la intentamos aprovechar. Subimos hasta el campo III, se había subido muy pronto este año y creíamos que había cuerdas ya puestas, pero estaban enterradas y con nieve más bien dura», por lo que «tardamos una barbaridad en desenterrar las cuerdas, nos ayudaron mucho los sherpas, nosotros poco hicimos, y el día que fuimos del campo IIal III vimos que las cuerdas estaban muy enterradas  y para subir a 7.300 había hielo debajo y nieve por encima, por lo que costaba mucho subir, pero lo hicimos».

El esfuerzo de ese día acabarón pagándolo porque «llegamos al atardecer y dos sherpas de noche, vivaqueamos como pudimos porque hacía viento y habíamos hecho un esfuerzo tremendo, fue una subida muy dura. No tuvimos más remedio que regresar al campo base poque había mucho viento».

Una vez allí, «estuvimos esperando, para el día 9 había previsión de poco viento y pequeñas nevadas, pero el día que salimos hacia cumbre nevó todo el día. Llegamos al campo II nevando y con viento. Podía arreglarse el tiempo, pero se preveían vientos de 40 kilómetros por hora, y por eso decidimos bajarnos y retirarnos de la subida».

ARCHIVADO EN: Soria, Madrid, Alpinismo