35 mociones y sólo cinco rechazadas en un año en Diputación

I.Camarero Jiménez
-

No en todos los plenos se pudieron debatir propuestas de los grupos políticos, el primero fue en julio y el último, en febrero, la covid-19 obligó al parón y aún se está recuperando el ritmo

35 mociones y sólo cinco rechazadas en un año en Diputación - Foto: David Castro

La pandemia del coronavirus irrumpió de lleno en el mes de marzo y marcó para todo un antes y un después. Por supuesto, también en el desarrollo de los plenos de la institución provincial.  El nuevo equipo de gobierno en la Diputación con el ‘popular’ Carlos García en la Presidencia echaba a andar un 28 de junio con el Pleno de Investidura. El 10 de julio se celebraba el Pleno de Organización y ya el 29 de julio comenzaban por así decirlo, las sesiones plenarias al uso y posibilidad de presentar proposiciones por parte de los diferentes grupos con representación (PP, Cs, Por Ávila y PSOE). 
En lo que a mociones se refiere se han presentado 35 propuestas , 24 han recibido el sí, cinco fueron rechazadas y seis fueron declaraciones institucionales. Teniendo en cuenta todo esto vemos que las propuestas en general no cayeron en saco roto y fueron del agrado de la mayoría pues entre las aceptadas y las declaraciones institucionales sólo cinco quedaron sin efecto.
Analicemos el contenido de aquellas que se aprobaron. Hemos de decir que como ocurre sin ir más lejos en el Ayuntamiento de Ávila, muchas -quizás demasiadas-, son para instar a otras administraciones y otras tantas son muestras de apoyo a determinadas causas. Por supuesto algunas tienen contenido que es competencia de Diputación y depende de ella su cumplimiento, pero no son excesivas.
Por orden. En julio llegó la primera que compete directamente a Diputación y con sí unánime además. Se trataba, tal y como proponía el PSOE de que la Diputación diera su apoyo a los ayuntamientos para implementar el registro de la jornada de los empleados públicos. También la conjunta de Por Ávila y el PSOE para redactar un Plan Estratégico de Ávila sobre las mejoras de infraestrucuras (peaje, ferrocarril, carreteras) para su aprobación a principios de 2020 y para su presentación al resto de Administraciones (aún no se conoce).
La tercera también del PSOE serviría para poner de manifiesto la preocupación por el estado de los embalses del Alberche y pidiendo a Madrid un consumo responsable del agua que nos detraen. En septiembre se trasladaron esas inquietudes a la CHT y hay pendiente una reunión con la presidenta de la Comunidad de Madrid (estaba prevista para marzo, el mes de declaración del estado de alarma). En este Pleno llegó otra de las grandes preocupaciones de la Diputación, lo hizo a modo de declaración institucional dirigiéndose a la Junta de Castilla y León para apagar los incendios fuera del periodo estival y máxime cuando el año fue (ahora lo sabemos) especialmente malo por la sequía y el fuego.
Llegó octubre y la sequía se volvió a colar en Pleno. Unánime apoyo para pedir medidas urgentes para todas las comarcas, pero sobre todo para las más castigadas por la falta de agua. Pero claro, poco dependía de Diputación pues se trataba de pedir exenciones en tarifas de uso, medidas en el ámbito de la Seguridad Social o préstamos ICO. Fue a propuesta del PP que también pidió en ese Pleno reclamar al Gobierno de España la transferencia a las entidades locales de los recursos de participación en los ingresos del Estado. Tampoco dependía de que lo cumpliera la institución provincial y además se aprobó por la mínima (PP, Cs)
Dos cuestiones  interesantes planteó el PP y recibió el sí unánime. La primera, dotar de personal suficiente a la Escuela de Enfermería para poder renovar la acreditación del título de Graduado en Enfermería (con compromiso de dotación en los presupuestos de 2020 para ello) y la segunda, elaborar un estudio sobre la situación del Consorcio de Residuos y la ampliación de servicios del mismo. Por cierto que en la misma jornada del Pleno se conoció el futuro traslado de la Escuela de Enfermería a la sede de la Politécnica de la USAL (aunque dejaron claro que seguiría funcionando como centro adscrito de la Diputación a la universidad salmantina. El traslado está previsto para el próximo año).
A finales de octubre (el 28), más temas importantes pero en los que la Diputación no podía hacer mucho: instar a la Junta y al Gobierno a bonificar peajes a los abulenses en la AP-51 y AP-6, a propuesta de Por Ávila; y elaborar protocolo de actuación para depuración de aguas residuales en pequeñas poblaciones a propuesta del PSOE pero en el que Diputación y Junta tienen que ir al unísono para hacer un estudio de necesidades, valorar la creación de consorcios y fijar protocolos de actuación.
Sí recibió la propuesta socialista para mejorar la carretera de El Raso, en Candeleda. Sí también a sustituir vocales en la Comisión Informativa de Desarrollo Rural y declaración institucional en apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. 
Llegó noviembre y con ello el sí, también por la mínima a la propuesta del PP de defender las libertades educativas consagradas en la Constitución y una propuesta que culminó en declaración institucional sobre el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
El PSOE propuso que la Diputación colaborara con el Ayuntamiento de Hoyos del Espino para crear y mantener un Museo Etnológico en la localidad (este viernes su alcalde decía que todavía no hay avances).
Diciembre estuvo marcado por un Pleno de declaraciones institucionales sobre el Día Internacional contra la Corrupción, sobre los acuerdos adoptados de la Mesa del Ferrocarril de la que son parte y una más sobre el cambio climático.
Como decíamos enero y febrero fueron especialmente dinámicas en presentación de mociones y hubo un gran asentimiento, ahora bien, en asuntos en los que la Diputación poco tenía que hacer. En enero se aprobaron dos mociones sobre registros civiles, para su mantenimiento; otra más en apoyo a los órganos constitucionales y para instar al Gobierno de España a no realizar concesiones a los grupos independentistas o para interpelar a Pedro Sánchez a que no llegue a acuerdos con grupos independentistas o populistas.  Una de las mociones aprobadas se salva, la presentada por Por Ávila en apoyo a los ganaderos por los ataques de lobo y para que ahí sí, la Institución Gran Duque de Alba concrete becas de investigación para la protección del ganado (además de instar a la Junta a revisar las indemnizaciones).
En febrero más de lo mismo, instar a la Junta a flexibilizar la normativa de saneamiento animal y a informar sobre el Plan de Vigilancia Epidemiológica (del PSOE); en apoyo a las víctimas del Terrorismo (de Por Ávila) o para solicitar al Gobierno de España la flexibilización de la regla del gasto y una menor tutela financiera (también de Por Ávila). Entonces llegaba otra propuesta de Ciudadanos que recibió el sí para actualizar la legislación en materia de ordenación de los servicios del territorio como instrumento contra la despoblación. Pedir suficiente financiación para las entidades locales. En marzo todo se paró y aún están recuperando el pulso.



Las más vistas