En septiembre, ni Memorial a Nuria ni Ávila Solidaria

A.S.G.
-

Duro revés para el atletismo abulense, que pierde este año dos de sus pruebas populares más arraigadas de finales de verano. La Ávila Solidaria se había convertido en una de las tres grandes de la ciudad

En septiembre, ni Memorial a Nuria ni Ávila Solidaria

Duro revés para el atletismo abulense, el popular, el de calle. Porque vuelve el mes de septiembre, la rutina, el colegio, las competiciones, las siempre interminables colecciones pero no lo hace ni la Carrera Ávila Solidaria ni el Memorial Nuria Jiménez, dos de las pruebas deportivas más importantes de finales de verano y que, por diferentes motivos, este año no formarán parte del calendario abulense.
Malas noticias para los atletas populares, que en los últimos años habían encontrado en septiembre y octubre dos de los meses de más actividad con dos pruebas que, incluso, llegaron a ‘solaparse’ y que ahora tratarán de sobrevivir a un parón inesperado y, en algunas ocasiones, complicado de gestionar.  
No es la primera vez que sobrevive a un ‘impasse’ inesperado la Carrera Ávila Solidaria. Nacida en 2012, ya sufrió un parón en el 2017 y lo vuelve a sufrir en este 2019 después de meses de reuniones y conversaciones entre sus organizadores a fin de que la VII edición hubiera podido ser posible.Finalmente no ha sido así.
Desde la organización de la prueba, la Asociación Juvenil Barrio de Las Hervencias y la AsociaciónCultural Hervencias 2.0, han reconocido que «por múltiples circunstancias tenemos que descartar celebrarla este mes de septiembre, como sería deseable» tras comprobar la imposibilidad de su celebración. Se ha intentando pero no ha sido posible. Ahora queda abierta la incógnita del regreso. Ellos dejan abierta la puerta. «Mantenemos un periodo de reflexión para, entre otras cosas, encontrar la fecha más adecuada, que no será antes de 2020».
No es la primera ocasión en la que la Carrera Ávila Solidaria se ve fuera de juego. Ya en el verano del 2017 se vio obligada a algo similar.Entonces lo hicieron con una clara reclamación de fondo, el tan consabido y necesario calendario de pruebas de atletismo que nunca llegó a ponerse en marcha. «En 2017 llega septiembre sin esta prueba. Le damos descanso, os damos un descanso. También a ellos para que por fin haya un calendario de atletismo en nuestra ciudad que ofrezca a las pruebas el apoyo y el reconocimiento que merecen». Era la queja de una carrera que compartió septiembre con la Color Race y el Memorial Nuria Jiménez.
No sigue, al menos de momentos la Carrera Ávila Solidaria, y tampoco el Memorial Nuria Jiménez. Si la primera arrancó en sus orígenes con un trasfondo solidario, la segunda lo hizo con una fuerte carga emocional y sentimental, la del recuerdo a la atleta abulense que da nombre a la prueba y que fallecía inesperadamente en 2013. Lo hacía de manera repentina en un mes de junio. Desde entonces sus amigos y aficionados al atletismo no quisieron faltar a la cita en el recuerdo a la atleta que a sus 38 años dejó huella en muchos de ellos.
Octubre, marzo, abril o septiembre. Buscó siempre acomodo en el calendario  la prueba del Club Puente Romanillos, que empezó como una reunión de atletas, andarines y ciclistas en torno a la muralla y acabó siendo una prueba con cerca de medio millar de participantes que se rehizo sobre las distancias de 5 y 10 kilómetros tras los 10 iniciales. Este año, y tras tanto traslado, quiso encontrar en junio su oportunidad. Todo estaba preparado para que el sábado 1 de junio fuera el momento. Un mes en el que podía haber arraigado.Sin embargo no pudo ser. Le fue imposible llevarla a cabo al club organizador, incapaz ya por tiempos de volver a intentarlo en un mes de septiembre en el que antes había dos, y ahora no hay ninguna.

 

Cerca de 30.000 euros donados en sus seis ediciones


Seis ediciones se han disputado de la Carrera Ávila Solidaria en los últimos ocho años, una prueba que comenzaba su andadura en el 2012 con el claro objetivo de aunar deporte y solidaridad con un evento de atletismo que permitiera recaudar dinero para diferentes entidades y asociaciones abulenses con marcado carácter social.Así, en el año 2012, la Asociación Juvenil Barrio de las Hervencias estrenaba su prueba deportiva y lo hacía en beneficio de la AsociaciónEspañola Contra el Cáncer. Entonces fueron 1.400 euros. A partir de ese momento el apoyo de colaboradores, patrocinadores y en especial una mayor participación de atletas permitió incrementar la recaudación de la prueba.En el 2013 la carrera se volcaba con Afávila (Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Ávila) y lo hacía con una recaudación final de   3.116 euros.En el 2014 Adema (Asociación de Esclerosis Múltiple de Ávila) recibía 5.184 euros, en el 2015 Aspaym Ávila (Asociación Provincial de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados) recogía una donación de 7.462 euros y en 2016 Pronisa recibía el cheque por valor de 6.288.En la última edición, en 2018, fue Respirávila la entidad escogida.La donación final fue de 5.150 euros.
Han sido seis entidades y seis ediciones desde que en 2012 la Asociación Cultural Juvenil Recreativa Peña Barrio de Las Hervencias se lanzara al ruedo.Lo hizo con una carrera que siempre ha tenido la Plaza de Santa Teresa como escenario, que comenzó con una propuesta de 7,2 kilómetros –dos vueltas a un trazado en el centro de la ciudad de 3,6 kilómetros– y que reunió en su primera puesta en escena a 500 atletas. Era el germen. Porque a partir de ahí llegaron los cambios y con ello el crecimiento. De 7,2 kilómetros a dos distancias, la 5K y la 10K; de una prueba absoluta a una jornada que comenzaban abriendo los más pequeños con la Kids Caixabank; de una jornada de tarde a una carrera nocturna; o del medio millar de participantes a los cerca de 1.500 entre todas las categorías, lo que la llevó a convertirse en una de las ‘tres grandes’ del calendario abulense junto a la Media Maratón Ávila Monumental y el Cross Ciudad de Ávila Memorial José Soriano, ambas de Ecosport.


Nombres propios


Son muchos los nombres que forman parte de la historia tanto de la Carrera Ávila Solidaria como del Memorial Nuria Jiménez. Era el 2012 cuando el salmantino Juan Bueno Losada y la abulense Yolanda Vázquez escribían su nombre como los primeros ganadores de la Carrera Ávila Solidaria, entonces sobre 7,2 kilómetros. En el 2013 el triunfo quedó en manos abulenses. En la masculina Alberto Galindo y en la femenina Pilar Álvarez Barquita. El 2014 llegó para la prueba con dos distancias. En la 5K volvía a subir al podio Alberto Galindo junto a Olga Torres. En la 10K Francisco Javier García yJacqueline Martín eran dominadores absolutos. En el 2015 eran Luis Miguel Sánchez Blanco y Jacqueline Martín los vencedores en la 10K. Cambió de distancia Francisco García, que se imponía este año en la 5K junto a Kristina Dolgova. En el 2016 cambió el horario de la prueba. No le importó a Luis Miguel Sánchez Blanco, que vencía en la 10K junto a Elena Holguera. En la 5K los triunfos eran para Diego y Sara Jiménez. En 2018 Luis Miguel Sánchez Blanco y María Jesús Vázquez Palomo, en la 10K, y Diego Jiménez y Jacqueline, en la 5K, escribirían las últimas páginas hasta ahora,  de la Solidaria. Nombres que en muchos casos coinciden con los ganadores del Memorial Nuria Jiménez. En la primera edición, en 2014, el triunfo era para Luis MiguelSánchez Blanco y la salmantina Gemma Martín. En 2015 vencían el canario Francisco José García, un habitual de las carreras abulenses, y Jacqueline Martín. En el 2016 repitió Jacqueline Martín y debutaron en el podio Francisco José Viñoly, Jorge Blázquez y Noelia Manso, estos últimos en el 5K. En el 2017 se estrenaron Teresa Cerrada y Adrián Bascuñana en el 5K y  Roberto Rubén Jiménez Gallego y Paula Rodríguez en el 10K.En el 2018 AdriánBascuñana y Oksana Velklychi, en la 5K, y JuanJesús Martín y Noemí García, en el 10K, eran los ganadores.