La UCI de Ávila respalda 12 camas como suficientes

B.M
-

El servicio abulense pidió en un principio subir ocho (a 16) pero las 4 más llevan a cumplir la ratio, que llega a 8,09 por 100.000 habitantes

La UCI de Ávila respalda 12 camas como suficientes - Foto: David Castro

El aumento de camas en la Unidad de Cuidados Intensivos en el Complejo Asistencial de Ávila está teniendo sus más y sus menos después de que la Consejería de Sanidad anunciara que se pasará de las ocho actuales a doce (cuatro más) en el mes de octubre y que desde el Ayuntamiento de Ávila se criticara esta decisión y el propio alcalde, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, pidiera más camas al «no entender la razón por la que el complejo hospitalario de Ávila va a ser el de capital de provincia con menos camas UCI en toda la región», dijo. También desde el PSOE se ha lamentado que Ávila esté a la cola en las camas UCI.
Este mismo jueves, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, explicaba que con el proyecto para aumentar de camas en Ávila se llegará a la ratio de 8,09 camas UCI por cada 100.000 habitantes, superando, por tanto, la marcada de 7,46, que ahora no se cumple.
En cuanto a la visión que se tiene desde Ávila, el jefe de servicio de la UCI, Antonio Isusi, explica que con el aumento a doce camas respecto a las 8 actuales sería suficiente. No, desde luego, en una situación como la actual crisis sanitaria, cuando se llegó a tener 19 pacientes y se tuvo que contar con unidad extendida, «con 26 oficios preparados». Tuvieron la suficiente organización, señala, para que «siempre hubiera una cama libre. Siempre hemos tenido la posibilidad de tener un paciente más».
Ahora «estamos muy bajitos, solo un covid», pero en previsión, desde la Consejería de Sanidad y el coordinador de las UCIs de Castilla y León se ha ido organizando la ampliación. En este sentido, cuando se preguntó a la UCI de Ávila qué querían hacer pidieron «ocho camas y nos han dado cuatro», lo que en condiciones normales «es suficiente» porque además se han dejado dos espacios más, aunque no están montados, que se pueden utilizar metiendo algún respirador. Es decir, «nos hemos armado un poquito más de lo que nos han dado», afirma, por lo que en realidad serían cuatro, con la posibilidad de subir dos más. 
En todo caso, el jefe de servicio de la UCI señala que desde la Consejería tienen sus criterios teniendo en cuenta aspectos como la complejidad, que no es la misma la de Ávila que la de Valladolid. Y además, Antonio Isusi defiende que no se trata solo del número de camas sino de otras dotaciones. Por ejemplo, ahora van a tener un nuevo sistema informático, con un ordenador por paciente, sin que haya papel, con los aparatos interconectados. Es decir «va a ser una UCI que va a pegar un salto muy importante». «Yo con las 12 no estoy descontento. La calidad asistencial es fundamental. Prefiero tener 12 bien dotadas con gente que sepa que 20 a medias», aseguró. Aún así, son conscientes de que si el coronavirus trae una «ola muy grande» tendrán que volver a expandirse.
En cuanto al personal, supone tener un contrato más en médicos y habrá que contratar más enfermeras teniendo en cuenta que la UCI nueva es independiente. Según explica el doctor Isusi, el concepto es tener una UCI covid y otra no covid, de modo que en Ávila habrá dos espacios diferentes. La actual, de ocho camas, que será no covid, y la nueva con las cuatro nuevas y la posibilidad de subir a dos más, que será la covid. Se trata de zonas cercanas, aunque para la nueva se utilizará el actual espacio de despachos, salas de reuniones y sesiones clínicas y vestuarios, donde se preparará la nueva zona con factores tan importantes como el «flujo negativo», que el aire salga hacia fuera. Esto quiere decir que tener estas cuatro camas más supone hacer obra en el hospital Nuestra Señora de Sonsoles.
visión de la consejería. Preguntada la consejera de Sanidad por las críticas llegadas desde Ávila en este plan de ampliación de las UCI a nivel regional, aseguró Verónica Casado, que la planificación no es estrictamente solo por camas y número de habitantes sino que se establece una serie de ratios que marca un comité de expertos en el Ministerio de Sanidad, en el que se  dice que tiene que haber  7,46 camas por 100.000 habitantes.Señaló que «evidentemente antes de esta epidemia nosotros estábamos en una tasa inferior a la que se nos pedía y, sobre todo, en alguna de las provincias, Ávila, El Bierzo, Segovia, Zamora, León y Medina del Campo estaban por debajo de los ratio» aunque la media regional «no estaba lejos», sí lo estaba «hospital por hospital».
Por eso se plantearon a medio plazo intentar tener en octubre las camas «perfectamente condicionadas» y cubrir los ratios que se piden. Y esto significa «no solamente tener camas sino puestos informatizados y todo el material necesario. En lo que se está trabajando no son criterios que utilicemos solo nosotros sino con los jefes se servicio de la UCI, y estas cuatro camas de Ávila han sido trabajadas y negociadas con el jefe de servicio de la UCI».Añadió que han «trasladado a los técnicos la valoración que se hace pero en estos temas los profesionales y los expertos son los que tienen que tener la palabra y la planificación de unidades que son tan sofisticadas o complejas tiene que ser de la mano de las personas que más saben de esto y son las personas que hacen la planificación y, en este caso, las que están trabajando en la UCIs».