La ordenanza del agua recibe 30 aportaciones públicas

L.C.S
-

Particulares y asociaciones colaboran en la elaboración de un reglamento que se encuentra en el final de su desarrollo

La ordenanza del agua recibe 30 aportaciones públicas - Foto: Isabel García

El periodo de consulta pública para que los vecinos de Ávila pudieran aportar su opinión en el proceso de elaboración de la ordenanza que regulará el ahorro del agua en la capital abulense se ha cerrado con un total de 30 aportaciones por parte de particulares y asociaciones, según datos ofrecidos desde el Ayuntamiento de Ávila.
Desde el 22 de mayo y hasta el pasado 5 de junio en la web municipal del Consistorio abulense  se pudieron enviar por parte de los vecinos de la capital las opiniones y matizaciones que consideraran oportunas a esta ordenanza, que se encuentra ahora mismo en el final de su fase de elaboración.
De esta forma, las personas físicas empadronadas Ávila, así como las empresas, asociaciones, entidades públicas o privadas con sede o presencia en el municipio pudieron participar en este proceso, cumplimentando el correspondiente formulario diseñado especialmente para la ocasión.
En la consulta, que estaba dividida en tres partes, se podía responder a cuestiones relacionadas con los problemas que se pretenden solucionar con la iniciativa, la necesidad y oportunidad de su aprobación, los objetivos de la norma y las posibles soluciones alternativas regulatorias y no regulatorias relacionadas con la gestión del ahorro de agua en la ciudad.
Esta nueva ordenanza, según se recalca desde el Ayuntamiento de Ávila, lo que pretende es principalmente el poder regular el establecimiento de diferentes medidas excepcionales aplicables al abastecimiento domiciliario de agua en situaciones de sequía, al mismo tiempo que se propone asegurar a largo plazo la cantidad y calidad de suministro a los ciudadanos.
Y todo ello, promoviendo el ahorro y la eficiencia en el consumo de agua con la aplicación de las mejores tecnologías posibles, según explica el Consistorio, que en el tramo final del año pasado y durante unos día del presente  se vio obligado a declarar la situación de emergencia por sequía en la ciudad.
De la misma forma, la ordenanza busca promover la reducción del consumo de agua y fomentar el uso de recursos hídricos alternativos para los usos que no requieran agua potable, además de fomentar la concienciación y sensibilización ciudadanas sobre la conveniendia de un uso racional del agua y regular medidas excepcionales aplicables al abastecimiento domiciliario, en situaciones de sequía. Las medidas de ahorro se aplicarán en el consumo de agua en instalaciones de uso público, zonas verdes y viviendas. Esta nueva normativa, una vez realizadas las modificaciones que se planteen, deberá aprobarse en el correspondiente  Pleno corporativo.