La pandemia da al traste con el turismo lingüístico

E.Carretero
-

El sector turístico ha puesto sus esperanzas en la campaña estival en la que sin embargo no tienen muchas perspectivas las academias y escuelas que se dedican a la enseñanza de español

La pandemia da al traste con el turismo lingüístico - Foto: Belén González

Además del turismo cultural, patrimonial, gastronómico y de naturaleza Ávila también es elegida por muchos extranjeros que buscan aprender o mejorar el castellano. De hecho, el turismo linguístico atrae cada año a esta tierra a centenares de extranjeros procedentes de todos los rincones del mundo. Ellos, lógicamente, también han dejado de venir debido a la pandemia, con las consecuencias que esto supone para los centros de enseñanza, tanto públicos como privados, como para el conjunto de la ciudad, ya que estos alumnos internacionales suponen una inyección económica importante para Ávila.
El campus de Ávila de cursos internacionales de la Universidad de Salamanca recibe cada año a decenas de extranjeros que llegan a nuestra ciudad dispuestos a aprender español y también a conocer nuestra cultura. Este año no será así ya que las universidades y escuelas de otros países que habitualmente envían grupos de estudiantes a Ávila han cancelado estos cursos, reconoce Sonsoles Sánchez-Reyes, directora de la sede del campus de Ávila de Cursos Internacionales de la USAL.
Alumnos de Hong Kong y Estados Unidos, país del que este año además se esperaban más alumnos tras el acuerdo de la USAL con una universidad nueva, se han visto obligados a posponer estos cursos hasta el próximo año debido a las restricciones para los viajes internacionales. De hecho, apunta Sánchez-Reyes, entre los meses de mayo, junio y julio el campus abulense de la USAL tenía previsto recibir «más de un centenar de estudiantes extranjeros», tanto es así que en los meses de diciembre y enero, y en previsión de la incorporación del grupo de la nueva universidad norteamericana, se había iniciado el proceso de selección de nuevas familias abulenses de acogida, para aumentar las ya existentes de años anteriores.?
«En estos meses desde mediados de marzo hasta hoy, hemos? visto reducida nuestra actividad docente de español para extranjeros a un mínimo, de forma exclusivamente online», reconoce la responsable en Ávila de cursos internacionales de la USAL que apunta además que la situación obligó a que  estudiantes de la Universidad de Indiana (EEUU) que estaban ya en Ávila para realizar tuvieran que regresar a su país ante la inminente declaración del estado de alarma, haciendo caso a las advertencias de su embajada? en ese sentido».
También en la UCAV han tenido que cancelar su programa estival de español para extranjeros en la modalidad presencial, a la vez que no esperan este otoño a los alumnos de la Universidad deLubbock , con la que existe un convenio. Además, cuando se declaró la pandemia, la Universidad Católica contaba con una veintena de alumnos internacionales, la mayoría de los cuales decidieron regresar a sus países de origen. Aún así optaron por quedarse  dos estudiantes italianas, cuatro de México, una de Taiwan y otra colombiana.
academias para extranjeros. Sin alumnos de la noche a la mañana. Esa es la situación con la que se encontraron los responsables de la academia Letras Castellanas, dedicada a impartir cursos de español para extranjeros, a mediados de marzo. Y es que, reconoce Gustavo Varas, director de la misma, prácticamente todos los grupos que tenían reservas para este año han cancelado. «Damos el año por perdido», reconoce Varas que diariamente atiende cancelaciones. Este jueves, cuando hablamos con él, tres nuevas.
De hecho, y aunque algunos cursos de momento siguen en pie para después del verano, no cree el director de esta academia que la actividad se pueda retomar en condiciones de normalidad hasta el próximo año fundamentalmente porque la mayoría de sus alumnos son jóvenes europeos que vienen en grupo con sus universidades o institutos y de momento, reconoce, los padres «tienen miedo de mandar a sus hijos al extranjero».
Estima Varas que este año deberían de haber pasado por su academia unos 500 estudiantes extranjeros y de momento la mitad ya no lo harán, aunque mucho se teme que la cifra de cancelaciones seguirá creciendo.
«El turismo lingüístico es el patito feo de la actividad turística», lamenta el director de Letras Castellanas que sin embargo destaca la importancia de este tipo de turistas para nuestro país.