Vettones: El resurgir de la cultura celta

VICENTE G.
-

Los nuevos descubrimientos arqueológicos y numerosos acontecimientos festivos están despertando un gran interés hacia el conocimiento de las raíces vettonas abulenses

Puesta de sol en el Castro de Ulaca (Solosancho) - Foto: VICENTE_GARCIA

Como enigmática y misteriosa podemos calificar a la historia vettona. Una cultura ancestral enclavada principalmente en el centro de la Península Ibérica que cada año se reivindica con más fuerza a través de numerosos actos culturales, lúdicos y festivos en los que nuestra provincia tiene un protagonismo muy especial.
La época dorada de los vettones tuvo lugar desde el siglo IV al II a.C.,  cuando formaron núcleos independientes y de forma paralela a la de otros pueblos celtas. Tierras salmantinas y abulenses fueron lugares elegidos para desarrollar sus vidas. En nuestra provincia destacan los castros de El Berrueco (Medinilla) El Raso (Candeleda) o Las Cogotas (Cardeñosa), algunos incluso consiguen formar enormes núcleos urbanos muy dinámicos y en expansión constante como el de Ulaca (Solosancho), que ocupó más de 60 ha, o el de La Mesa de Miranda (Chamartín), que ocupó unas 30, aunque probablemente se extienda mucho más.
A pesar de que estas culturas tuvieron una vida muy corta (entre el 400 y el 150 a.C.) llegaron a ser muy florecientes y sus castros fueron abandonados precipitadamente según algunos arqueólogos e investigadores por la llegada de las campañas de Aníbal a estas as tierras centrales; lo que sí parece demostrado es que su final se produjo ante la presión implacable de las legiones romanas.
Vettones: El resurgir de la cultura celta. Recreación en el castro de La Mesa de Miranda (Chamartín)Vettones: El resurgir de la cultura celta. Recreación en el castro de La Mesa de Miranda (Chamartín) - Foto: VICENTE G.Tras su abandono, algunos de estos núcleos fueron invadidos por la vegetación y cubiertos por capas de tierra, fundiéndose con la naturaleza y quedando totalmente ocultos ante la vista del ser humano; un buen ejemplo de esto es el castro chamartino. Así permanecieron sumidos en el olvido más profundo...

Mucho tiempo después, casi de forma casual y gracias al interés de varios investigadores y arqueólogos como Juan Cabré y Antonio Molinero, se inician los trabajos de excavación en 1930. Desde ese momento comienzan a desvelarse algunos de los aspectos más desconocidos de estos antepasados y sobre los que aún queda mucho por descubrir, ya que fue una civilización casi misteriosa y que está aportando constantes sorpresas a los investigadores como ha ocurrido con los últimos hallazgos en las excavaciones realizadas y que aún continúan en la actualidad; datos inéditos aportaron las más recientes efectuadas en la «Casa C» por Juan Pablo López que demuestran que poseían una estructura social mucho más compleja de lo que se pensaba...


Más fotos:

Vettones: El resurgir de la cultura celta. Recreación de una batalla, en el castro de La Mesa de Miranda (Chamartín)
Vettones: El resurgir de la cultura celta. Recreación de una batalla, en el castro de La Mesa de Miranda (Chamartín) - Foto: VICENTE G.
Vettones: Una de las visitas guiadas al castro chamartino de La Mesa de Miranda
Vettones: Una de las visitas guiadas al castro chamartino de La Mesa de Miranda - Foto: VICENTE G.