El PP interpreta los resultados como un fortalecimiento

L.C.S
-

Carlos García destaca la subida porcentual de su partido, que consigue ser el segundo más votado en la región y el cuarto de España, y que le sitúa en «el buen camino para seguir mejorando en el futuro»

El PP interpreta los resultados como un fortalecimiento - Foto: David Castro

A pesar de que el resultado fue el mismo que el de los comicios de abril, y el Partido Popular de Ávila se mantuvo con 1 escaño y 3 senadores, y subió alrededor de 300 votos, el ascenso a nivel nacional, el aumento en el porcentaje de votos, y el hecho de ser el partido más votado tanto en la provincia como en la capital, sobre todo en la capital,  hizo que el ambiente en la sede electoral del PPabulense en la noche de este domingo fuera totalmente distinto, y los aplausos y caras felices pusieron el colofón a una  tarde que empezó peor de lo que acabó para los populares de Ávila.
Y es que en los primeros porcentajes escrutados daban al PP el segundo escaño, pero cuando con el 58 por ciento analizado Vox se colocaba a sólo 5 votos, la sensación de que el segundo escaño estaba perdido fue latente y esos presagios se confirmaron cuando poco después, con el 61 por ciento escrutado, ya caía de lado de Vox, con una ventaja de 183 votos, que fue sumando hasta los más de 2.000 que al final le sobró al partido de Abascal.
Esa pérdida del segundo escaño, que durante parte de la noche fue para Rubén Serrano no quitó demasiada alegría, «si lo llegamos a recuperar entramos haciendo la ola», comentó el presidente del PP de Ávila, Carlos García, al que se le veía satisfecho por el hecho de que su partido «haya sido de nuevo el partido más votado en esta provincia y en esta capital», lo que le asegurar que «seguiremos liderando el futuro de esta provincia y de esta ciudad» porque «seguimos siendo  el partido de referencia de los abulenses» con un «incremento significativo de 3,5 puntos con respecto a hace apenas seis meses y una diferencia con respecto al segundo de 9 puntos».
García interpreta este resultado  como un fortalecimiento del «trabajo que venimos haciendo durante los últimos meses, con un objetivo muy claro que es seguir sumando el proyecto de cara al futuro de los abulenses. Estos resultados fortalecen nuestro proyecto, llevándonos a ganar en la mayoría de los pueblos de esta provincia, en todas las comarcas, en los municipios grandes y demuestra la implantación que tenemos en todos los rincones de Ávila».
Carlos García se refirió en su discurso de balance a la situación política en Ávila comentando que «al final el agua vuelve a su cauce, y la demagogia y el populismo no tienen cabida en esta provincia y eso se tiene que poner de manifiesto con lo que ha sucedido hoy», refiriéndose, aunque sin nombrarlo, a Por Ávila, «un partido de gobierno, el de Ávila capital, que no sólo ha pasado a cuarta fuerza en la capital y a sexta en la provincia, lo que les lleva a la irrelevancia más absoluta en estas elecciones».
El presidente provincial del PP  destacó la valía de las candidaturas al Congreso y al Senado y destacó el avance hacia la recuperación del segundo escaño, pasando de los«más de 6.000 votos que nos hacían falta el 28 de abril y que se han quedado en poco más de 2.000, que también es un dato que hay que resaltar y que nos marca el camino que hay que seguir andando juntos  en este partido».
A pesar de que recuperar el segundo escaño que perdió en abril era uno de los objetivos principales del PPde Ávila para esta convocatoria de noviembre, CarlosGarcía aseguró que «si hubiéramos conseguido que Rubén Serrano lograra un escaño hubiéramos entrado haciendo la ola, pero lo que se pone de manifiesto es que todos los pasos y los esfuerzos de la campaña nos indican que estamos en el camino acertado» frente a que «hemos visto como otros partidos se han desplomado totalmente», achacando a que «la abstención al partido que más ha afectado ha sido al PP, y aún así hemos tenido un incremento significativo, que es lo que nos diferencia de los demás partidos, que somos los que más y mejor lideramos esta provincia».
García se mostró convencido de que el camino a seguir en los próximos comicios, «no sabemos si dentro de unos meses», para recuperar ese escaño, es el que «hemos empezado en estas elecciones» y se mostró convencido de lograrlo.
Por último, el hecho de que Vox arrebatara el escaño que Ciudadanos logró en abril, le lleva al presidente del PP a pensar que «hay partidos que tienen muy poca implantación tanto en la provincia como en la capital, y ese es el gran reto que tenemos, que ese votante de centro derecha desilusionado con las políticas cambiantes de Albert Rivera que en esta ocasión ha confiado en Vox, en el futuro elija al Partido Popular».