El negocio de tocar las estrellas

P. Velasco
-

Varias provincias de Castilla y León explotan proyectos relacionados con el astroturismo, un sector con mucho tirón en los últimos años y que ha fomentado la llegada de un mayor número de turistas a la Comunidad

Cielo estrellado en Segovia, en una foto cedida por el Laboratorio de Astronomía. - Foto: Ical

La luz y la noche de las tierras castellanas y leonesas esconden muchos secretos y un atractivo único para los amantes de las estrellas. El astroturismo está de moda y muchas provincias de la Comunidad quieren aprovechar su tirón para atraer a más visitantes ya que, como avalan los datos, las pernoctaciones se han disparado en zonas donde se promociona este tipo de turismo.
Los pioneros en Castilla y León fueron los empresarios de la zona de Gredos Norte, la primera en obtener el certificado de calidad de firmamento de la Fundación Starlight, entidad sin ánimo de lucro y de referencia internacional, creada por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). Entre el año 2010 y el año 2013 -cuando consiguieron el certificado- estuvieron recopilando datos sobre la calidad y la transparencia del cielo de Gredos, a la vez que se planificaban una serie de acciones turísticas. Esta certificación afecta a una zona de 900 kilómetros cuadrados y más de treinta municipios.
«A partir de ese momento se inician una serie de acciones importantes de cara al turismo de estrellas porque Castilla y León goza de muchas áreas rurales con escasa contaminación lumínica, y esto ha permitido que se haya visto la oportunidad que este turismo tenía», detalló la directora gerente de la Fundación Starlight, Antonia M. Varela, que añadió que actualmente se está «en un momento emergente de políticas de sostenibilidad y la protección del cielo va en esta misma línea, y se está revalorizando un elemento como es el cielo que se convierte en un potente recurso para el desarrollo de un tipo de turismo».
Gredos no es la única zona de Castilla y León a la que la Fundación Starlight ha concedido este reconocimiento como destino turístico estelar y que ahora buscar convertirse en reserva. También lo tiene el municipio soriano de Muriel Viejo desde diciembre del año 2017. Este reconocimiento se quiere ampliar para que beneficie a la zona conocida como la España Vaciada y así convertirlo en una forma de crear empleo.
Alojamientos

La Fundación Starlight también certifica la calidad del cielo de algunos alojamientos y casas rurales donde disfrutar de las estrellas. Estos espacios se reparten en la Comunidad entre Valladolid con uno, Ávila con tres y Segovia con ocho. 
Además de estos, Castilla y León cuenta con un parque estelar, un lugar situado en zonas ligadas por lo general a municipios que protegen su cielo nocturno y que permiten desarrollar en ellos actividades de observación, didácticas, culturales o lúdicas, relacionadas a eventos astronómicos (paso de cometas, eclipses de luna y sol, alineación de planetas, lluvias de estrellas, etc). Habitualmente son los astrónomos aficionados quienes dirigen estas actividades. Se trata de «miradores abiertos al firmamento», impulsados por administraciones, organismos o entidades privadas, con el fin de promover entre la población interesada, la afición por la contemplación del cielo y los saberes astronómicos. El Centro Astronómico de Tiedra en Valladolid cumple todas estas características por lo que consiguió hace años este reconocimiento. Precisamente, la formación y la concienciación son dos de los aspectos que destacan desde la Fundación Starlight de Castilla y León.
Pero hay otras provincias que busca convertirse en destino preferido por los aficionados al astroturismo, como es el caso de Segovia, que ya trabaja para certificar la calidad de su cielo, principalmente en las zonas de la Sierra de Guadarrama y Ayllón. La provincia busca esta certificación porque, según estudios de impacto de la fundación, hay zonas donde se ha llegado a quintuplicar las pernoctaciones gracias al astroturismo.
A estas zonas se suman otras que ya han iniciado los expedientes, es decir que han mantenido los primeros contactos con la Fundación Starlight para su declaración, como es el caso de las localidades de Sarnago, Gormaz, Borobia o Calatañazor en la provincia soriana, Grajal de Campos en la provincia leonesa o el parque de los Arribes, Las Batuecas y Sierra de Francia en la provincia salmantina.