Comprar o no comprar...

M.M.G.
-

Los concesionarios de automóviles, pendientes de que las ayudas a la compra prometidas esta semana por el Gobierno se concreten rápidamente en el BOE

Menos de la mitad de coches vendidos este año - Foto: Isabel García

El Gobierno de Pedro Sánchez anunciaba esta semana la puesta en marcha de un plan integral para reactivar el sector del autmóvil, tocado como tantos otros por culpa de la crisis que atraviesa el país. Este plan, dotado con 3.750 millones de euros, busca conceder ayudas de entre 800 y 5.000 euros a aquellos que deciden adquirir un vehículo nuevo. El mismo destinará una partida inicial de 1.535 euros para este 2020 y una segunda con los 2.215 restantes para 2021, a repartir todos ellos entre ayudas directas y bonificaciones fiscales.
Pues bien, lo que en un principio podría entenderse como una buena noticia para los concesionarios españoles en general y abulenses en particular, podría no serlo tanto. Sobre todo en el corto plazo. Así lo considera por ejemplo Javier Jiménez, gerente de Cervera Motor (empresa que engloba las firmas Alfa Romeo, Fiat, Jeep, Hyundai, Kia, Opel y Mazda), que habla de cómo tras la situación de confinamiento y de cierre forzado de la gran mayoría de los concesionarios, en estos se estaba empezando a notar ahora un aumento en las peticiones de información por parte de los clientes. Una muy buena noticia que ahora encuentra la cruz de la moneda en el hecho de que aquellas personas que ya tenían decidida la compra, e incluso ya habían formalizado su reserva, la están paralizando a la espera de poder beneficiarse de esas ayudas. «Por eso necesitamos que las ayudas se concreten cuanto antes en el Boletín Oficial del Estado», demanda con urgencia Jiménez. «Necesitamos que se den prisa en sentar esas bases», insiste el experto en el mundo del motor, que tiene claro que una vez anunciadas esas ayudas poca gente se lanzará a comprar un automóvil sin tener muy claro cómo podrá beneficiarse de ellas.
Así pues, los concesionarios viven ahora un nuevo ‘parón’ en lo que a ventas se refiere. «Si no se concretan rápido esas medidas, la situación de nuevo despegue que estábamos viviendo se volverá a paralizar», lamenta Jiménez, que se muestra confiado en que esta misma semana se pueda saber cómo piensa el Gobierno concretar unas ayudas que, como decíamos, buscan relanzar a nivel nacional la industria del motor, tan necesaria para el conjunto de la economía nacional.
«A ver si esta semana se publican las bases y podemos comenzar a tramitar las ayudas», abunda en la idea Jiménez, que plantea otro aspecto también relacionado con la compra de vehículos: la difícil situación económica en la que la crisis está dejando a muchas familias. «Tenemos un problema de financiación con las personas que siguen en un erte», habla de una situación en la que por desgracia se encuentran muchas personas en nuestro país, «porque las financieras no están autorizando transacciones por este motivo».
«otras incertidumbres». Sobre esta situación se pronunciaba este martes también Ángel Concejo, gerente de Ford- Auto Ford en Ávila, para el que el impacto positivo de estas ayudas se va a ir viendo «de manera progresiva». Y es que en su opinión, si bien «un plan de ayudas para el sector tiene normalmente un efecto dinamizador», en esta ocasión existen «otros factores» que juegan un papel importante en la ecuación, como «la incertidumbre global que existe a nivel económico» y que va a hacer que vaya a costar que las ventas se vayan multiplicando. «Si una familia tiene a un miembro en el erte y a otro a media jornada», pone un ejemplo de lo que se refiere y a lo que también hacía mención el responsable de Cervera Motor.
«Es evidente que las ayudas van a tener un efecto dinamizador», apunta en cualquier caso Concejo, que asegura que «ya había clientes que esperaban una comunicación de este estilo». Por eso, recalca,«era imprescindible ponerlo sobre la mesa, porque si no, podría tener el efecto contrario», asegura.
De hecho, en su opinión, la publicación de estas ayudas en el BOE«va a ser rápida, porque demorarlo sería absurdo, una vez presentado de manera oficial».
Es verdad que considera que quedan dudas sobre el plan, como la gestión de las ayudas o el impacto fiscal. «Pero son aspectos más instrumentales que de concepto», reflexiona.
Por otra parte, Concejo alaba el hecho de que el plan busque dinamizar «no sólo la distribución sino también la producción. Algo que para nosotros es muy importante». Como también es fundamental el hecho de que se haya abierto a todos los perfiles de vehículos.