Paso atrás del Ávila Auténtica ante el Chantada

Área 11
-

61
Chantada
52
Ávila Auténtica
Finalizado
El equipo verderón firma uno de sus peores partidos. Tres visitas a Galicia y tres derrotas

Paso atrás del Ávila Auténtica ante el Chantada - Foto: Isabel García

El Ávila Auténtica Carrefour El Bulevar poco tuvo que decir al CB Chantada en un nuevo desplazamiento a Galicia del que los verderones se volvieron de vacío. Y van tres. Los abulenses no pudieron hacer su baloncesto en un partido que se rompió muy pronto. Thomas Hampl en la primera mitad y Jaume Lobo,con una excelente segunda parte, fueron los únicos que pueden salvarse de la quema tras esta dura derrota en una tarde en la que Castro o Diagné se quedaron a cero.
El Chantada tuvo un rendimiento mucho mejor en el primer cuarto. Los gallegos tardaron dos minutos en meter la primera canasta gracias a un triple de Iglesias (3-2) pero poco a poco fueron consiguiendo distanciarse en el marcador. El Ávila Auténtica, apoyándose en Thomas Hampl, siempre fue a remolque. Cada vez que conseguía recortar distancias el Chantada tenía alguna estrategia preparada para propiciar y castigar una pérdida visitante (14-9). Los tiros libres de Hampl situaron sirvieron para recortar distancias al término del primer cuarto (16-13).
El comienzo del Chantada en el segundo cuarto fue arrollador. Los gallegos consiguieron defender bien su aro y le endosaron un parcial de 10- 0 al Ávila Auténtica (26-13) para poner una diferencia de dos dígitos. El Chantada estaba muy acertado desde el perímetro mientras que los visitantes no conseguían acercarse en el marcador con la cadencia necesaria (29-15). El partido estaba muy pesado y con una anotación muy baja que no beneficiaba en nada. Los abulenses necesitaban puntos como el comer y cuanto antes, pero salvo Hampl y Radosavljevic pocos jugadores daban un paso al frente (32-23).
El conjunto abulense poco pudo hacer en la segunda mitad para jugar de tú a tú contra el Chantada. Jaume Lobo cogió las riendas de su equipo y trató de dirigirlo hacía buen puerto. El base catalán, que acabó con 21 puntos como máximo anotador del encuentro, fue vital para que el Ávila recortara algo de distancia (39-33). Los seis puntos de diferencia se fueron manteniendo durante el tercer acto y dejaron un terreno propicio para que el Ávila pudiera atacar al Chantada (46-38).
El único momento en el que peligró el reinado del Chantada llegó gracias a Lobo, que tras transformar sus tres tiros libres acercó mucho al Ávila Auténtica (52-48). No obstante, los visitantes volvieron a perderse y ya no se encontraron en todo el partido. Los locales supieron frenar la revolución abulense y volvieron a instaurar la pesadilla de los dos dígitos. El Ávila Auténtica solamente pudo anotar cuatro puntos en los últimos cinco minutos para maquillar el resultado (61-52), tres de ellos de un Lobo que se vio muy solo y sin compañeros que lo acompañaran en la anotación.