«El Diocesanos tiene ante sí una oportunidad única»

A.S.G.
-

Iván Lastras, entrenador del Diocesanos de Liga Nacional Juvenil, reconoce que la presencia del club en categorías regionales como la Infantil, Cadete o Juvenil debe ayudar a potenciar la base

«El Diocesanos tiene ante sí una oportunidad única» - Foto: David Castro

Su idea es continuar su labor al frente del equipo en Liga Nacional Juvenil. «Aún no nos hemos sentado a hablar» reconoce Iván Lastras, que cumplía esta temporada su tercer año –el primero fue en División de Honor– como primer entrenador del equipo juvenil tras tomar el relevo de José Alberto Fernández Somoza. «Mi idea es continuar. Este año todos los entrenadores nos hemos quedado con ganas de más» apunta tras la brusquedad con la que a todos los técnicos les tocó dejar sus banquillos por culpa del COVID-19. Quizás por ello tiene aún más ganas de seguir de cara a una temporada 2020-21 en la que el objetivo sería de nuevo «mantener la categoría en la Nacional Juvenil», una división que pone en valor como punto de salto hacia cotas mayores. «Es importante que los chicos estén ahí, preparados para dar el salto al primer equipo». Y todo ante un curso que mira con especial atención, porque «tenemos una oportunidad única». Y no lo dice únicamente por el debut del primer equipo en la Tercera División, sino por la presencia del Colegios Diocesanos en las distintas categorías regionales que dan forma a la estructura de la cantera.
Porque en la 2020-21 el Colegios Diocesanos estará presente en la Tercera División, en la Liga Nacional Juvenil, Regional Juvenil, Segunda División Regional Cadete y Regional Infantil. «El club tiene ante sí una oportunidad única para hacer las cosas bien. Realmente no sólo el Diocesanos, sino el fútbol de Ávila.La oportunidad de dar un paso adelante en cuanto a cantera» comenta un técnico que este año se reconocía «encantado» cuando ha visto debutar con la Cebrereña jugadores que no hace tanto tenía bajo su mando. «Como entrenador me gusta ver que mis jugadores han dado ese salto de calidad». Por eso tiene claro que desde el Diocesanos seguirán cuidando la cantera «porque es el futuro del fútbol de Ávila. Tenemos una gran oportunidad estando en las diferentes categorías regionales, lo que puede ayudar a la formación de jugadores. No tiene nada que ver formar jugadores en ligas provinciales que en una autonómica».
Una estructura de arriba a abajo en el fútbol regional «que se había perdido» en Ávila y que ahora protagoniza el Diocesanos. Y aquí el eterno debate sobre dónde deberían jugar los mejores jugadores de cada categoría. «Es una oportunidad para los chicos y para el fútbol de Ávila». Y pone como ejemplo lo ocurrido en su momento con la generación de Mayorga, Oli, Raúl o PabloNegro, entre otros, muchos de los cuales «se formaron en el Real Ávila» en un equipo que entonces disputaba la Regional Infantil y que acabarían jugando todos juntos en la División de Honor bajo los colores del Diocesanos. «Las buenas generaciones deben juntarse en un mismo equipo» tienen claro. «Ahora nos ha tocado a nosotros. En otro momento le tocará a otro club». Y recuerda en esta cadena la importancia del Real Ávila. «Ojalá el Real Ávila, que es el primer equipo de la ciudad, también pueda tener jugadores formados en sus categorías inferiores. Ojalá dentro de unos años tenga una cantera potente, tenga un fútbol base fuerte, que es lo importante» destaca para que los equipos puedan seguir creciendo desde abajo hacia arriba.

«Acabar así la etapa juvenil ha sido una faena para los chavales»

La temporada 2019-2020 en la Liga Nacional Juvenil se cerró (12º) para el Colegios Diocesanos UCAV«con la sensación de que el equipo iba a más». Curiosamente el último partido de los colegiales ante La Amistad (0-0) dejaba a los palentinos, hasta ese momento líderes, sin el ascenso a la División de Honor. «El equipo había dado un paso adelante.Las sensaciones del equipo eran muy buenas» comenta Iván Lastras, que reconoce que el duro calendario con el que comenzaron a principios de curso «se arrastró toda la temporada. Si no ganas se genera cierto nerviosismo» analiza mirando los resultados de los primeros partidos. Un final de temporada «frustrante para los jugadores, porque acabar su etapa juvenil de esta manera ha sido una faena» lamenta de un equipo que de cara al año que viene podría mantener una decena de jugadores.