Atención en septiembre en la nueva sede de la AECC

B.M
-

Los trabajos que se están haciendo en la antigua sede del Ecyl posibilitarán que se cuente con un espacio mucho más amplio y que está más céntrico

Atención en septiembre en la nueva sede de la AECC - Foto: David Castro

La Asociación Española contra el Cáncer (AECC) en Ávila está en plena obra para adaptar la que será su nueva sede. Se trata del antiguo Ecyl, ahora ya trasladado, y que ofrecerá un espacio más amplio para atender todas las necesidades de esta asociación. Mientras esto sucede, la AECC abrió este lunes sus puertas en su espacio actual (calle Casimiro Hernández) donde todavía notan que hay poca gente porque los usuarios se han acostumbrado al teléfono y prefieren esta modalidad. Esto ha llevado, por ejemplo, a que algunos meses de la pandemia se haya atendido a más gente que todo el año anterior y además se ha visto como en abril y mayo se disparaban las consultas de atención social, según explica el presidente de la asociación en Ávila, Ignacio Paradinas.
Mientras se retoma esta atención presencial, las obras de la nueva sede tienen más o menos un plazo de un mes para finalizar, también con todo el tema de permisos, de manera que en agosto esperan que estén concluidas con la idea de empezar a operar desde allí en septiembre o incluso un poco antes. Para ello hay que afrontar todos los remates, puesto que aún se nota la falta de algún suministro dentro de una obra que no es muy grande pero que hay que acometer. Con ello se contará con las diferentes salas de atención, psicológica y social, y también para talleres y reuniones, unas necesidades para las que se están realizando modificaciones en las instalaciones, puesto que cuando era sede del Ecyl había 33 personas trabajando y ahora se darán unas necesidades completamente diferentes.
El cambio de sede supondrá un impulso muy importante para la asociación puesto que, según reconoce el propio Paradinas, supone contar con más espacio y un lugar más céntrico para la atención. Por ejemplo, ahora se cuenta con unos 60 metros y otras salas dispersas mientras que cuando se lleve a cabo el cambio serán «380 metros cuadrados en una sola planta, accesible desde una plaza por delante que es una gozada y con mucha visibilidad. Tiene 38 metros de ventanales a la plaza y a los laterales». «Es un sitio muy céntrico, lo conoce la gente y está todo en una planta baja, muy diáfano, por lo que va a quedar muy bien», insiste Paradinas.
Y para ello inicialmente habrá allí unas cinco o seis personas trabajando pero también estará disponible para los voluntarios y para los talleres y actividades que se vayan a realizar con los pacientes, con la posibilidad de contar con espacios con independencia y también pudiendo organizarse alguna reunión. «Es como un sueño», señala el presidente de la AECC en Ávila, que añade que ahora están pendientes de remates como colocar vidrios exteriores aislantes y de seguridad, que esperan para esta misma semana, dentro de una obra que tiene un coste de unos 40.000 euros.