Vox se suma al tripartito en Ávila con PP y PSOE

J.M.M.
-

Georgina Trías se convierte en nueva diputada por Ávila, acompañando a Alicia García y Margarita Robles, mientras que Manuel Hernández, de Ciudadanos, no repetirá

Vox se suma al tripartito en Ávila con PP y PSOE - Foto: David Castro

El tripartito que dejó las Elecciones Generales del 28 de abril en la provincia de Ávila, que ponía fin al bipartidismo que se había instalado en la provincia de Ávila desde junio de 1993, se repitió en la noche electoral de este 10 de noviembre. Ahora bien, cambiaron los protagonistas, y al igual que ocurrió en el resto de España, en la provincia de Ávila también se vivió la espectacular subida de Vox y el hundimiento de Ciudadanos. De esta forma, el Partido Popular mantiene a su representante abulense, que continuará siendo Alicia García;también el Partido Socialista Obrero Español conserva su escaño por la provincia de Ávila, que seguirá ocupando la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles;y la novedad llegará de la mano de Georgina Trías, que repetía como cabeza de lista de Vox respecto a los comicios de abril, que ocupará el tercer escaño por Ávila, un puesto que en la anterior legislatura había sido para Manuel Hernández, de Ciudadanos.
La formación más votada por los abulenses fue, una vez más, como viene ocurriendo desde el año 1989, el PP, y aunque recupera parte de su electorado al menos en términos porcentuales (en abril de 2019 tuvo el peor resultado desde que concurría con estas siglas a unas Elecciones Generales, con el 31,35%) no le sirvió para recuperar el segundo diputado por la circunscripción abulense y Rubén Serrano no estará en el Congreso de los Diputados. Anoche sumó 32.385 sufragios (32.001 en abril, sumando los del CERA, que se contabilizarán en los próximos días) con un porcentaje que se eleva ahora al 34,85 por ciento, muy alejado de esos comicios en los que superaba el 50%, incluso llegaba al 65% (marzo de 2000).
El PSOE, por su parte, continúa siendo el segundo partido con más apoyos en la provincia de Ávila, manteniendo prácticamente el mismo respaldo que en el pasado mes de abril en términos porcentuales (26,11% anoche y 25,96% en abril), ya que en votos cede más de 2.000 respecto a hace seis meses (24.267 ayer y 26.503 el 28-A), siendo una de las formaciones afectadas por el aumento de la abstención en la provincia. Tras el descenso que registró en los comicios de junio de 2016 y diciembre de 2015, donde no alcanzó el 20 por ciento de los sufragios (19,49% y 19,85% obtuvo en esas dos citas, respectivamente), ha logrado consolidar una suma de votos que se sitúa por encima de la cuarta parte de los votantes de la provincia de Ávila y con ello Margarita Robles representará de nuevo a los abulenses en la Cámara Bajo. Eso sí, los socialistas abulenses aún ven lejano el mejor resultado que alcanzaron en unas Elecciones Generales en la provincia de Ávila, en marzo de 2008, que otorgó la victoria a José Luis Rodríguez Zapatero y aquí recibieron el 35,05% de los sufragios.
La sensación de la noche electoral fue Vox, confirmando lo que se venía apuntando en las encuestas electorales, y en la provincia de Ávila no fue menos. En su tercera presencia en unas Elecciones Generales en la provincia de Ávila consiguen un escaño después de recibir el apoyo de más de un 18 por ciento de los votantes abulenses (18,57% concretamente tras recibir más de 17.259 votos, mejorando en más de cuatro puntos y en más de 2.600 votos los resultados del pasado abril). Curiosa la trayectoria de esta formación política en esta tierra, ya que en su primera presencia en unos comicios, en diciembre de 2015, apenas obtuvo 330 votos (0,32%). En la siguiente cita, en junio de 2016, no concurrió a las Elecciones Generales, pero sí lo hizo en abril de 2019, donde ya obtuvo un resultado más que significativo, sitúandose como cuarta fuerza política de la provincia (por detrás de PP, PSOE y Cs), con 14.623 votos y un porcentaje del 14,33%. Ahora se convierten en la tercera formación abulense y Georgina Trías ocupará escaño en la Cámara Baja.
La gran derrotada en este 10 de noviembre fue Ciudadanos, que apenas logró el 6,54% de los sufragios que los abulenses depositaron en las urnas, con una caída porcentual por encima del 12%. Después de su irrupción en las pasadas Elecciones Generales, la presencia de Manuel Hernández en el Congreso de los Diputados será efímera. En abril, la formación naranja sumó en la provincia 19.102 votos (18,71%), en lo que era el mejor resultado que alcanzaban en esta tierra en su cuarta presencia en unas elecciones. Desde su primera aparición en diciembre de 2015, siempre había mantenido unos resultados que rondaban el 15% de los votos (15,66% en 2015;14,25% en 2016 y el mencionado 18,71% del pasado abril), pero el descenso que ya empezó a experimentar en las Elecciones Municipales y Autonómicas de mayo, de nuevo se vio reflejado ayer, donde recibieron 6.081 votos (más de 13.000 menos que hace seis meses). 
En su caída buena parte de la responsabilidad, además del aumento de la abstención y la apuntada subida de Vox, también la tiene la presencia de Por Ávila, que en su primera presencia en unas Elecciones Generales obtuvo un porcentaje próximo al 6% (5,81% exactamente tras sumar 5.399 sufragios) insuficiente no obstante para convertir a Gonzalo González de Vega en diputado por esta circunscripción. Y es que sumando los porcentajes de voto de Vox, Ciudadanos y Por Ávila registrados en la cita electoral de este domingo prácticamente se asimilan a los sufragios que sumaron la formación naranja y la verde en los del pasado mes de abril. Si en esta ocasión se situaron en torno al 31 por ciento contando con la presencia de Por Ávila, en aquella los sufragios de Vox y Ciudadanos llegaron al 33 por ciento. 
Ello muestra, igualmente, que el equilibrio de fuerzas entre la derecha y la izquierda en la provincia de Ávila apenas se ha movido en este medio año. Yes que si a esas tres formaciones se suma la presencia del Partido Popular, suman un porcentaje de voto en torno al 65 por ciento, prácticamente idéntica a la de abril. Ylo mismo ocurre sumando los respaldos del PSOE y de Unidas Podemos. Si en abril sumaban en torno a 32 por ciento, anoche esas cifras también se calcaban. Ello venía propiciado porque el PSOE, como se apuntaba anteriormente, mejoraba mínimamente su porcentaje de votos, mientras que Unidas Podemos caía en torno a un punto respecto a abril (con 5.977 votos y un porcentaje del 6,43%).
La coalición de izquierdas sigue perdiendo fuerza en la provincia de Ávila, y en ningún caso se acerca a los resultados que cosechó Podemos en su primera presencia electoral en diciembre de 2015. En aquella cita, sin concurrir aún unidos, la formación morada logró el 11,71% de los sufragios, mientras que Izquierda Unida alcanzaba el 3,83%. Posteriormente, en junio de 2016, ya formando coalición Podemos-IU-Equo y denominándose Unidos Podemos, cosecharon un 12,66% de los votos. Esa caída se acentuó en abril de 2019, y bajo la denominación de Unidas Podemos, la coalición de izquierda recibió en la provincia un 7,57% de los sufragios. Anoche ese respaldo no llegó al 7% y pierde 1.753 votos respecto a los comicios de abril.
Del resto de la docena de formaciones políticas que concurrían a las Elecciones Generales por la provincia de Ávila apenas cabe reseñar que el Pacma recibía 419 votos (0,45%); Recortes Cero-GV-PCAS-TC, 100 (0,11%);Por un mundo más justo (PUM+J), 99 (0,11%);Partido Comnista de los Trabajadores de España (PCTE), 97 (0,1%);FE de las JONS, 56 (0,06%);y Partido Libertario (P-LIB), 32 (0,03%).
En cuanto a la participación, se fue hasta el 73,22 por ciento, más de 2,2 puntos más baja que hace seis meses (75,48%), contabilizándose en términos absolutos  más de 9.300 votantes menos que en abril (no obstante, habrá que sumar a los votantes del CERA, que en abril fueron 485, con un censo que rondará los 8.000). A su vez, se mantuvo tanto el número de votos nulos (1,35%) como el de los votos en blanco (0,71%). 
Por lo que se refiere al Senado, se mantiene el equilibrio de fuerzas que se viene repitiendo desde el año 1993, con tres senadores para el Partido Popular y uno para el Partido Socialista Obrero Español. En esta ocasión, los representantes de los abulenses en la Cámara Alta serán los mismos que ya estaban en la anterior legislatura, es decir, Juan Pablo Martín, Sebastián González y Patricia Rodríguez, por parte de los populares, y Jesús Caro, por las filas socialistas.