La incertidumbre de apertura de piscinas no se despeja

J.M.M.
-

A pesar de que en estos momentos las comunidades de propietarios deberían tener abiertas o a punto de abrir sus zonas de baño, la decisión se está retrasando ante el consejo de los administradores de fincas de que aguarden a final de mes

La incertidumbre de apertura de piscinas no se despeja - Foto: David Castro

Avanza el mes de junio, se acaricia ya el verano, y la intranquilidad y la incertidumbre va en aumento en las comunidades de propietarios de Ávila que disponen de piscina comunitaria y no saben si este verano van a poder disfrutar de sus instalaciones o no. De momento, los administradores de fincas están recomendando que se esperen unas fechas, a finales de mes o al menos hasta que el próximo 21 de junio se ponga fin al estado de alarma, para que  se clarifique un tanto a la situación a la que se van a tener que atener y la Consejería de Sanidad dictamine la norma que va a aplicar una vez que se alcance la «nueva normalidad». Este martes, preguntada la consejera de Sanidad, Verónica Casado, sobre esta cuestión, aseguró que se está trabajando en la elaboración de esos protocolos pero que de momento no puede adelantar nada. Y avanzó que "en breve" se puedan conocer con más detalle esas medidas.
Así, y hasta que se conozca esa nueva normativa a la que habrá que ceñirse, en esta fase 2 de la desescalada en la que se encuentra Ávila (y también en la fase 3), la normativa en vigor es la publicada en el Boletín Oficial del Estado del 16 de mayo (según aclaró posteriormente el Ministerio de Sanidad a la pregunta formulada por el Consejo General de Administradores de Fincas de España) que equipara a estas instalaciones con las piscinas recreativas de uso público, y por tanto deben limitar su aforo al 30 por ciento y para acceder a las mismas es necesario hacerlo con cita previa. Además, es necesario que al menos tres veces al día se desinfecte la escalerilla de la piscina, sus bordes, pasamanos y elementos comunes. Ello supone un incremento de los costes de apertura de la piscina que pueden oscilar entre los 4.000 y los 10.000 euros al mes, dependiendo de las dimensiones de la instalación, fundamentalmente por la necesidad de contratar al menos a una persona para controlar esos aforos, ya que la inmensa mayoría de las comunidades, por no decir la totalidad, no tiene personal en estos momentos que se encargue de esas funciones.
En esas condiciones, según reconocen los administradores, la mayor parte de las comunidades no pueden asumir el coste su apertura, pero además se da la circunstancia de que en apenas unos días puede cambiar la normativa.
La presidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Ávila, María Rosa Herráez, afirma que «desde la junta directiva hemos emitido un circular que ante las medidas de seguridad que hay que adoptar y las dificultades que existen para llevarlas a cabo se aconseje que es mejor esperar hasta finales de mes antes de tomar una decisión».