Otra época dorada en Atapuerca

SPC
-

Carbonell y Bermúdez de Castro aseguran que habrá una «abundante cosecha de fósiles» en la Sima del Elefante y la Trinchera del Ferrocarril

Un grupo de investigadores trabaja en el yacimiento de la Sima del Elefante - Foto: Ical

Los trabajos en los yacimientos arqueológicos y paleontológicos de la Sierra de Atapuerca han iniciado un cambio de ciclo que vislumbra una nueva «época dorada» del enclave burgalés, una de las excavaciones arqueológicas más icónicas del continente europeo, durante los próximos cuatro o cinco años, ya que llegarán a «niveles fértiles». Una esperanzadora noticia que avanzaron ayer los codirectores de Atapuerca, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, durante el inicio de la campaña de excavaciones de 2019, que arrancaron el 17 de junio y se extenderán hasta finales de julio, en la que destacaron que habrá una «abundante cosecha de fósiles» tanto en la Sima del Elefante como en la Trinchera del Ferrocarril, puesto que «ya saben donde están», solo les falta «llegar a ellos».
En este sentido, Bermúdez de Casto advirtió que la nueva era de excavaciones estará marcada por «descubrimientos extraordinarios» en una época «muy buena» que durará varias décadas y que los actuales codirectores mirarán «con envidia» desde casa. Al respecto, explicó que cuando el investigador Emiliano Aguirre se jubiló sucedió prácticamente lo mismo y quienes se hicieron cargo entonces de las excavaciones lograron unos «resultados extraordinarios» en los años sucesivos. 
Esto fue y será posible gracias, según detalló, a los trabajos realizados en los últimos años, que permitirán concluir varias etapas de las líneas de investigación y abrir nuevas sobre algunos de los niveles «más ricos» de los yacimientos burgaleses. Eudald Carbonell quiso dejar claro que los trabajos en el enclave burgalés durarán «varios cientos de años» por la riqueza de los yacimientos y especificó que el peritaje y los sondeos realizados hasta la fecha, así como el que en esta campaña se realizará en Cueva Fantasma, permitirá avanzar en las investigaciones. 
En todo caso, aclaró que los vestigios más antiguos de Atapuerca se situarán, con casi toda probabilidad, en 1,5 millones de años y apuntó que los trabajos del cambio de ciclo que afrontan los yacimientos podrían confirmar la presencia antropológica en Atapuerca desde esa fecha
Arte rupestre

Carbonell también avanzó, por otro lado, que el equipo de investigadores del Sistema de Atapuerca no descarta el hallazgo de arte rupestre del Paleolítico Superior, algo que podría confirmarse en los próximos años debido a la cercanía de los niveles de excavación a esa época. Estos restos del Paleolítico Superior podrían encontrarse en cuevas selladas en las que no habría entrado nadie durante siglos, por lo que, de existir, podría haber varios vestigios, entre ellos pinturas. 
La campaña de excavaciones de la Sierra de Atapuerca se centra este año en nueve yacimientos, mientras que se realizarán sondeos en La Paredeja para poder obtener una visión completa de lo que este yacimiento existe y poderlo incorporarlo a los trabajos en futuras campañas.
200 personas trabajando

La campaña congregará, en diferentes fases, a unas 200 personas e incidirá en junio en los yacimientos de la Sima del Elefante, Galería, Gran Dolina y Cueva Fantasma, todos ellos ubicados en la Trinchera del Ferrocarril, y en la Cueva del Mirador. En julio, el equipo de investigación abarcará, además de los yacimientos citados, Portalón, la Sima de los Huesos y la Galería de las Estatuas, todos ellos en la Cueva Mayor, y al aire libre en La Paredeja, según informa Europa Press.


Las más vistas