La hostelería coge ritmo

M.E
-

Aunque algunos establecimientos continúan con la persana bajada y el cartel de «cerrado hasta nuevo aviso», otros han ido abriendo en los últimos días y varios prevén hacerlo mañana para estrenar la fase 2

La hostelería coge ritmo - Foto: David Castro

La hostelería abulense se va animando. No están, ni mucho menos, a pleno rendimiento y muchos establecimientos continúan con la persiana bajada y el cartel de «cerrado hasta nuevo aviso», pero a los valientes que decidieron abrir sus puertas el primer día que estaba permitido, con la fase 1 de la desescalada y solo para la terraza, se han ido sumando en estos días otros locales para seguir animando las calles y la economía de la ciudad y para dar respuesta a las ganas que ya había entre los abulenses de disfrutar de un buen rato con amigos o familiares en torno a un café, una caña, un vino, un refresco, una comida o una cena. Las terrazas, más grandes o más pequeñas, han sido testigos en estas dos semanas de muchos reencuentros, los cuales han estado marcados, salvo excepciones, por el buen tiempo. 
Este lunes, con la entrada en la fase 2 del proceso de desescalada del estado de alarma por la crisis de la COVID-19, se prevé que se sume otro grupo a la nómina de bares y restaurantes abiertos. Algunos establecimientos ya lo anuncian con un cartel en la puerta, varios ya registran movimiento en las terrazas y en el interior para adaptarse a las nuevas medidas de higiene y aforo y otros se han estado aprovisionando en estos últimos días para tener bebida y comida suficiente para retomar su actividad, casi tres meses después de que el coronavirus diera al traste con buena parte de la primavera.
Diego Zarza Calvo, gerente de Distribuciones Zarza, encargado de proveer de bebidas a un buen número de establecimientos de Ávila capital, la provincia y de la Sierra de Madrid, confirma la sensación que ha dado la evolución de las terrazas a lo largo de estos 15 días en el sentido de que se ha venido produciendo una apertura paulatina de los negocios. «Sí, poco a poco han ido abriendo, un poco por contagio. Alguno ha visto que el vecino abría y le iba bien y al final se ha animado», señala. A los primeros que arrancaron se han ido sumando otros en estos días, espoleados «por el buen tiempo, la buena respuesta de la gente y la previsión de pasar a la fase 2», hasta llegar «a aproximadamente el 40% de nuestros clientes», un porcentaje que, estima, subirá al 65% el próximo lunes.