La Junta propondrá que CyL pase a fase 1 la próxima semana

SPC
-

Mañueco llama a la ciudadanía a hacer «un nuevo acto de responsabilidad» individual y colectiva y apuesta ahora por la reactivación económica «desde la seguridad sanitaria»

El presidente de la Junta, Fernández Mañueco, comparece tras su videoconferencia con Pedro Sánchez y el resto de los presidentes autonómicos. - Foto: JCYL

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, anunció ayer la intención de pedir al Ministerio de Sanidad el pase de toda la Comunidad a la fase 1 a partir del próximo 25 de mayo «si se cumple la actual evolución epidemiológica».
Tras una nueva reunión de la Conferencia de Presidentes, Mañueco afirmó que la Comunidad está avanzando bien y no es momento de «retroceder» porque el avance de fase «lo to tenemos al alcance de la mano», aunque llamó a la población a seguir el comportamiento «ejemplar» de las últimas semanas.
Esta solicitud para entrar en la fase 1 se realizará después de haber detectado «una evolución positiva» y tener confianza en seguir dando pasos adelante, insistió  el presidente, aunque también por la confianza en el sistema sanitario público y en los criterios epidemiológicos.
Sin embargo, apostilló que en los próximos días tiene que haber «una evolución positiva» de estos criterios para poder informar «con mayor detalle» en unos días. Con esta intención, la consejera de Sanidad inició ayer conversaciones con los alcaldes de las principales ciudades y con los presidentes de las diputaciones y del Consejo Comarcal del Bierzo. Además, el miércoles se celebrará la Conferencia de Alcaldes.
Esta anuncio, sin embargo, no gustó al líder socialista en la Comunidad. Luis Tudanca tachó de «incomprensible» que la Junta vaya a pedir el pase completo a la fase 1 y advirtió que el PP no contará con su partido «si arrastran a Castilla y León a los pies de Pablo Casado como han hecho con Madrid».
Mañueco llamó a la ciudadanía a «un nuevo acto de responsabilidad individual» manteniendo la distancia social y apeló a la responsabilidad colectiva «por el bien y la salud de todos». Ante las voces que pedían avanzar «más rápido», el presidente consideró que «ahora es el momento de progresar» y recordó que la prioridad ha sido en todo momento «la salud y la vida de las personas».
Más policía.

De cualquier forma, el jefe del Ejecutivo autonómico, según informa Ical, solicitará a la Delegación del Gobierno y a los alcaldes que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado estén «más presentes que nunca en las calles» para garantizar esa distancia social, aunque también hizo un llamamiento al uso de las mascarillas para las personas que trabajan de cara al público, un mayor control del transporte colectivo o una higiente exigente en los mercados públicos.
Ante el paso a la fase 1, el presidente garantizó los profesionales «suficientes y de calidad», tanto en el ámbito hospitalario como en centros de salud en todas las provincias, con equipos de protección y medios tecnológicos necesarios para afrontar la lucha contra el coronavirus.
Defensa de criterios.

Mañueco defendió el criterio mantenido en todo momento por la Junta de iniciar la recuperación con la referencia de las zonas básicas de salud y no la provincia. A su juicio, este criterio ha permitido «dar respiro a gran parte del mundo rural», que ha podido avanzar de fase «sin esperar al ámbito provincial».
El presidente recordó que la Comunidad ha estado «muy cerca de los focos principales de origen de la pandemia» y cuenta con algunas de las provincias «con mayor contagio en toda España», ante ello se apostó por actuar con «lógica científica y sensatez».
Fondos del gobierno.

Por otro lado, el presidente solicitó al Gobierno un «tratamiento singular» en el reparto de financiación para aquellas comunidades que han optado por «una actuación más prudente en el proceso de desescalada», ya que las comunidades que avanzan más lentamente en el cambio de fase «necesitan mayor financiación para las administraciones y para los sectores productivos».
Mañueco insistió en «fijar criterios con certidumbre en el reparto de los fondos no reembolsables», así como la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera, para «activar la economía desde la seguridad sanitaria», al tiempo que hizo hincapié en la necesidad de un plan de choque para el sector de la automoción y agroalimentación.