A concurso el bar y la tienda del Campo de Golf de Candeleda

E.Carretero
-

También licita por un periodo de cinco años el Consistorio candeledano el uso del auditorio municipal para el servicio de cine

A concurso el bar y la tienda del Campo de Golf de Candeleda

Poco a poco, y después de unas semanas, meses, en las que la actividad municipal ha estado prácticamente paralizada, más allá de aquellas cuestiones derivadas de la pandemia, que no han sido pocas ni precisamente sencillas, las entidades locales comienzan a retomar la actividad municipal, lo que incluye también la licitación de contratos y servicios. Así ocurre también en Candeleda donde esta semana se han licitado dos pliegos, el de la concesión de uso privativo del bar-restaurante y tienda del Campo de Golf Municipal y el del servicio de cine en el auditorio municipal.
Respecto al contrato de concesión para el uso privativo del bar-restaurante, de 113,7 metros cuadrados, y la tienda, de 29 metros, del campo de golf, la adjudicación se realizará a través de un procedimiento de concurrencia en el que cualquier interesado podrá presentar una oferta y atendiendo a «una pluralidad de criterios de adjudicación en base a la mejor relación calidad-precio».
Tal y como establece el pliego, el canon base de esta licitación se fija en 416 euros mensuales,  cuantía que se actualizarán en función del IPC y que deberá satisfacerse entre los días 1 a 5 de cada mes. Tanto el bar como la tienda se licitan por un plazo de cinco años,  a contar desde el día de la formalización del contrato de la concesión demanial.
También por cinco años se licita el contrato para la concesión de uso privativo del edificio anexo al antiguo Matadero Municipal, hoy transformado en Sala Multiusos, para la prestación del servicio de cine, explotación que deberá realizarse «a riesgo y ventura del concesionario, durante un máximo de 260 días al año». Con carácter previo y de forma trimestral, se acordará entre el concesionario y el Ayuntamiento el correspondiente calendario de explotación. En todo caso, y según recoge el pliego de cláusulas administrativas, el concesionario deberá dejar libres las instalaciones en las fechas en que sea requerido por la corporación local para ello, por ser preciso para asuntos municipales, siendo preavisado con un mínimo de cinco días. En este caso se fija un canon base de 16.008 euros anuales, cuantía que también se actualizará anualmente en función del IPC.