Reconocimiento real al bien a la sociedad

B.M
-

El abulense Javier González Jara recibió, «emocionado», de manos de Felipe VI la condecoración de la orden del Mérito Civil por su labor «con personas con dificultades»

Reconocimiento real al bien a la sociedad

El abulense Javier González Jara fue uno de los 41 condecorados por el Rey Felipe VI en reconocimiento a su labor social. Sucedió con motivo del quinto aniversario de su proclamación, momento que se aprovechó para imponer las condecoraciones de la Orden del Mérito Civil , un reconocimiento que tiene por objeto premiar los méritos de carácter civil que presten o hayan prestado relevantes servicios al Estado, con trabajos extraordinarios, provechosas iniciativas o con constancia ejemplar en el cumplimiento de sus deberes. 
A los condecorados, según recoge la Casa Real, el Rey les dirigió unas palabras en las que destacó que «España es una nación de ciudadanos, de personas solidarias y comprometidas con el destino de nuestros semejantes –dentro y fuera de nuestras fronteras–; una nación generosa, abierta, y con gran presencia y empuje en la comunidad internacional. Somos un país que abraza al mundo, que se responsabiliza con una Humanidad que deseamos en paz y en concordia, y por la que trabajamos en todos los foros internacionales».
Esas palabras las pudo escuchar el visitador social Javier González Jara, que posteriormente explicaba a Diario de Ávila que estaba «emocionado» porque es «algo que no te esperas. Es bonito y un detalle que se acuerden de ti. Siempre se agradece cuando te reconocen». Es su caso, comenta que se debe a la labor social que realiza «con personas con dificultades» y que hace desde que perdió la vista de forma que da su apoyo a otras personas que pasan por situaciones complicadas. 
Asegura que empezó a trabajar «con distintas asociaciones» del mundo de la discapacidad o por ejemplo con asociaciones de cáncer, Cruz Roja o alzheimer, «hablando con las personas». Hoy, como parte de Once Castilla y León, tiene la posibilidad de enfocar su ayuda en las «visitas a compañeros en toda Castilla y León», derivando a técnicos cuando es necesario y ayudando en lo que se precisa, «aunque en ocasiones solo quieren hablarte porque hay mucha gente que vive sola, sin familia. Hay que estar con ellos y el cargo me ayuda a llegar a la gente, a quienes sufren un golpe que te cambia la vida como me pasó a mi». Por ello recuerda que él tuvo apoyo y ahora e su ánimo está dar ese apoyo a los demás.