Un año del hospital de día de Arenas

B.M
-

Este servicio, que comenzó a funcionar en noviembre de 2018, ofrece tratamientos de hematología, aparato digestivo o medicina interna para evitar desplazamientos

Un año del hospital de día de Arenas - Foto: IRENE SANZ.

Ya se ha cumplido un año desde la puesta en marcha del hospital de día de Arenas de San Pedro, tiempo en el que los pacientes atendidos en este servicio han evitado desplazamientos, especialmente a la capital abulense para someterse a tratamientos. Con una implantación que se espera que vaya ampliando de forma progresiva, según explica la directora médica del Complejo Asistencial de Ávila, Isabel Martiño, durante este 2019 la actividad asistencial de este hospital de día ha llegado a 247 pacientes. Habrá que esperar a ver si se va produciendo aumento en su atención puesto que en su presentación se habló de una previsión anual estimada que superaría los 1.000 pacientes.
En todo caso, el servicio está en marcha y sirve para realizar diferentes tratamientos de los servicios de hematología, aparato digestivo, medicina interna y otros, lo que hace que se puedan tratar diferentes patologías como anemia ferropénica, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, alergia infantil, urticaria crónica o algunas relacionadas con el cáncer, entre otras, realizándose tratamientos, muchos de ellos intravenosos, pero también subcutáneos o intramusculares y, en muchos casos, de cuidados de catéteres, por ejemplo en pacientes con reservorios.
Hay que tener en cuenta que  para que se puedan realizar estos tratamientos, recuerda la directora médica, se preparan los fármacos desde la atención hospitalaria de la capital y se trasladan respetando «la trazabilidad absoluta». En todo caso, el primer tratamiento se hace en el hospital para contar con toda la seguridad necesaria antes de continuar en el servicio de día de Arenas de San Pedro que se puso en marcha gracias a una inversión de 100.000 euros para habilitar y contar con el espacio adecuado y contar con el personal necesario, médico, de enfermería y auxiliar, para una sala de 40 metros que dispone de cuatro puestos, con tres sillones y una cama para poder atender a los pacientes que llegan desde diferentes municipios del Tiétar.