Ávila es la tercera provincia con más recetas a foráneos

B.M
-

Con el sistema de interoperabilidad y la receta electrónica ya se han dispensado 327.546 envases desde la sanidad abulense. Casi un 80 por ciento fueron para madrileños

Ávila es la tercera provincia con más recetas a foráneos - Foto: Rosa Blanco

La importancia de la relación sanitaria con provincias limítrofes se puede demostrar con un solo dato: Ávila es la tercera provincia de Castilla y León que más dispensó prescripciones a foráneos mediante receta electrónica, especialmente personas llegadas de Madrid. Solo la superan Burgos y León y entre las tres acumulan el 54 por ciento de estas recetas en la región.
Según los datos aportados por la Junta de Castilla y León en materia de interoperabilidad entre autonomías, es decir, la posibilidad de que un ciudadano, con su tarjeta sanitaria, pueda recoger en las farmacias de otras regiones la medicación que le ha sido prescrita en su centro sanitario habitual, en el caso de Ávila hasta octubre de este año se habían dispensado 327.546 envases de los más de dos millones de la región. En otras palabras, casi un 16 por ciento del total.
Entre las comunidades que más utilizaron esta opción destaca, sin duda Madrid, lo que tampoco resulta sorprendente teniendo en cuenta no sólo la cercanía de esta comunidad sino el número de personas que tiene segundas residencias en Ávila y pasa temporadas en esta provincia, tanto en la capital como en los pueblos. En concreto, prácticamente un 80 por ciento de las recetas a foráneos fueron a madrileños, con 261.628 del total. En cuanto al resto de comunidades, la cifra es muchísimo menor y ahí se encuentran las 18.427 del País Vasco o las 16.599 de Castilla-La Mancha. En la parte más baja están las 11 recetas para ciudadanos ce Ceuta y las tres para Melilla.
En el contexto regional, se observa que ciudadanos de esta región han retirado un total de 502.335 envases en farmacias de otras comunidades autónomas utilizando esa interoperabilidad mediante receta electrónica, dispensándose aquí 2.054.962 envases a pacientes de otras comunidades. Estas cifras ponen de manifiesto que Castilla y León recibe más pacientes que exporta en esta materia, siendo la ratio de 4 a 1. De hecho, es la comunidad autónoma con mayor volumen de dispensaciones en interoperabilidad.
En este sentido, desde la Junta de Castilla yLeón se indica que esta movilidad geográfica sin barreras, junto con las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías de la comunicación en el marco de una administración sanitaria más eficaz, ágil y accesible digitalmente a los usuarios, justifica e impulsa la implementación de la receta electrónica interoperable en el conjunto del Sistema Nacional de Salud.
En el caso castellano y leonés, indican, la gran extensión y dispersión geográfica de la región, unida al hecho de que se trata de un territorio de interior que limita con otras nueve comunidades autónomas con las que hay relevantes movimientos de población, especialmente rurales, plantea retos a la hora de planificar la asistencia sanitaria sobre todo en esas zonas limítrofes.
También es cierto que esta situación hace que, ante cualquier fallo en el sistema, se cree una alarma. Así se vivió, por ejemplo, el pasado verano en Ávila cuando tras incorporarse Madrid al sistema, el servicio del Ministerio de Sanidad dio fallos por saturación, lo que hizo que las farmacias tuvieran dificultades para dispensar medicación a los pacientes llegados de fuera.