El Ecyl reabre sus oficinas al público

M.E
-

El gerente provincial del Ecyl destaca la «buena respuesta» del personal ante el aumento del volumen de trabajo en las inscripciones de los ERTE y los parados y en la gestión de ofertas de empleo de sanitarios

El Ecyl reabre sus oficinas al público - Foto: David Castro

El Servicio Público de Empleo de Castilla y León (Ecyl) reanudó este lunes la atención presencial en sus 54 oficinas de la Comunidad, 5 de ellas en la provincia de Ávila  (en la capital, Arenas de San Pedro, Arévalo, Piedrahíta y El Tiemblo), aunque para acceder a las sedes es necesario que  los ciudadanos soliciten cita previa llamando al 012 o al teléfono de la oficina en cuestión.
Con todo, desde el Ecyl se explica que continuará prestando el servicio telefónico y telemático a los usuarios, como ha venido haciendo desde el inicio del estado de alarma, y también ofrecerá la posibilidad de realizar una videconferencia a quienes soliciten ser atendidos a través de este sistema. Además, el Ecyl seguirá renovando de oficio las demandas de empleo, sin necesidad de que el ciudadano se preocupe de cumplimentar este trámite. En todo caso, todos los procedimientos excepcionales que se habilitaron con motivo de la declaración del estado de alarma por la emergencia del COVID-19 continuarán vigentes durante varias semanas más. Ocurrirá con las renovaciones de la tarjeta de demanda de oficio y con las recuperaciones de demanda para quienes hayan reclamado una prestación o subsidio por desempleo. Sin embargo, cuando el usuario no haya solicitado esta cobertura, sí será preciso que el usuario formalice su inscripción inicial como demandante, aunque podrá hacerlo por teléfono o por internet.
El gerente provincial del Ecyl en Ávila, Francisco Javier Luis, explicó que durante todo este tiempo el personal del Ecyl ha seguido trabajando bien en las oficinas, que permanecían con actividad aunque cerradas al público, o a «control remoto» para asegurar la reducción de aforo en las sedes a través de un sistema de turnos rotatorios. Todo ello para atender la ‘avalancha’ de trabajo registrada en estos tres meses, centrada en el aumento de las demandas de empleo y de las inscripciones de los trabajadores en los ERTE (de los otros trámites del proceso se encargaban otros servicios como el SEPE), pero también en la gestión de las «numerosas» ofertas de trabajo de carácter sanitario y sociosanitario recibidas, entre otras actuaciones ordinarias. «El aumento de la actividad en esta vertiente laboral ha venido un poco de golpe, prácticamente todas las residencias tuvieron carencias de personal, porque había trabajadores de baja, y las demandas había que tramitarlas rápidamente, a cualquier hora y en festivos, para que se pudieran cubrir en tiempo real», señala Francisco Javier Luis, quien en este sentido destaca la «buena respuesta» ofrecida por el personal.