PP y Cs se distancian de Vox y aprueban una moción del PSOE

SPC
-

El Parlamento regional da luz verde a un texto socialista, con enmiendas 'populares', para adaptar la Ley autonómica al Pacto de Estado e incrementar los medios en zonas rurales

El procurador de Vox Jesús García-Conde (I) conversa con el ‘popular’ Pablo Trillo durante el Pleno de las Cortes. - Foto: Ical

Los grupos parlamentarios de las Cortes de Castilla y León se unieron ayer para expresar su rechazo a la violencia de género y para reforzar la atención a las víctimas, especialmente, en el medio rural, al tiempo que marcaron distancias con Vox, que votó en contra y criticó que se fomente el enfrentamiento entre sexos y se excluya a niños, mayores y personas con discapacidad de estas políticas. En la segunda sesión del pleno de las Cortes, la moción del Grupo Socialista, enmendada por los populares, cosechó el respaldo de ambas fuerzas políticas, así como de Ciudadanos y del Mixto -Podemos, UPL y Por Ávila-, excepto de Vox que aunque aceptó algunas medidas propuestas en el texto, cuestionó en términos generales la iniciativa, lo que motivó las críticas de los diferentes portavoces.
Así, las Cortes instaron a la Junta a introducir en el currículo de todas las etapas educativas la educación para la igualdad y la lucha contra la violencia de género; a celebrar un acto institucional el 25 de noviembre, Día Internacional contra este tipo de violencia; a extender la red de puntos de encuentro familiar a los municipios de más de 10.000 habitantes si se demanda, y a modificar la Ley de Castilla y León  en esta materia para adaptarla al Pacto Nacional y a la realidad social, según informa Ical. El documento también demanda al Ejecutivo que promueva campañas de información y prevención entre los profesionales sanitarios y a continuar con los planes de formación para profesionales y extenderlos a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado del medio rural. Además, reclama reforzar la coordinación y trabajo del modelo Violencia Cero, así como a incrementar los medios de atención a las víctimas en las zonas rurales.
Libertad y vida

Durante la sesión, el socialista Luis Ángel Fernández Bayón exigió el impulso de la educación y sensibilización, sobre todo de los más jóvenes; la formación de profesionales y el fortalecimiento de la estructuración de atención a las víctimas en el medio rural. «Basta ya de minutos de medio, humillación y silencio», dijo, porque tienen derecho a que todo los minutos sean de «libertad y de vida», sentenció. También, puso el acento en la importancia de educar en igualdad para erradicar esta lacra y demandó a la Junta que celebre el 25 de noviembre un acto institucional, Día Internacional contra la Violencia contra la Mujer, como pidió este miércoles el portavoz socialista, Luis Tudanca. 
La popular María Ángeles García condenó y rechazó cualquier tipo de violencia contra la mujer y garantizó que la Junta continuará poniendo en marcha medidas para construir una sociedad en la que no tengan cabida estos hechos. Nadie, dijo a Podemos, debe tener dudas sobre esto y aceptó actualizar la normativa de Castilla y León y reforzar el respeto, la concienciación y la erradicación de estereotipos de género. «Todos somos iguales», dijo con independencia de lugar de residencia, por lo que destacó la creación de una red de sensibilización, con el tercer sector. «La violencia de género es patrimonio de todos», señaló y aseguró que «flaco favor» se hace si se le echa en cara al gobierno las víctimas.
La parlamentaria de Cs Marta Sanz recogió el guante socialista y ofreció apoyo unánime a la lucha contra la violencia de género. Así se dirigió al parlamentario de Vox y denunció el ataque machista sufrido por una árbitro en Segovia. «No me empodera coser botones», dijo tras colocar uno en el atril. Por ello, trasladó el apoyo al texto socialista.
En nombre de Podemos, Laura Domínguez expresó su apoyo a la moción porque aborda problemas de gestión en las políticas de género en Castilla y León. Señaló que existe un «algo grado de desconocimiento» entre los jóvenes de las conductas violentas, por lo que respaldó la necesidad de hacer una «pedagogía más igualitaria». 
«Guerra de sexos»

Por último, el procurador de Vox Jesús García-Conde expresó el rechazo de su partido contra cualquier violencia, especialmente contra los niños, las personas con discapacidad y los mayores, por lo que tachó de «recorte» el limitar la educación en igualdad a las mujeres, y criticó que la normativa promueve la «guerra de sexos».