Reivindicar la luz de Ávila

P.R.
-
Reivindicar la luz de Ávila - Foto: Isabel GarcÁ­a

'Ciudad transparente', un paseo por distintos monumentos de Ávila con el arquitecto Miguel Encinar, permitió descubrir una ciudad diferente

La luz de Ávila sirvió de hilo conductor de un paseo arquitectónico por distintos monumentos de la ciudad, que ofreció esta mañana el joven arquitecto abulense Miguel Encinar y que ha titulado ‘Ciudad transparente’. La Actividad ha sido organizada por el Área de Cultura del Ayuntamiento de Ávila.

Desde el punto de vista del arquitecto abulense, si hay algo que define a la ciudad de Ávila desde una dimensión artística es su luz. “Es una luz muy nítida, transparente, especial. De hecho Ávila es la ciudad que tiene más horas de sol de España”. Recordó que Sorolla, que había pintado con maestría la luz del Mediterráneo, se quedó impresionado por la luz de Castilla y por la luz de Ávila. Por ello defendió que la luz de Ávila es algo a reivindicar, porque además “ha marcado profundamente el desarrollo artistico de la ciudad y que se haya convertido durante la historia en un polo de atracción para pintores, para escritores, para arquitectos y muchos artistas”.

El peripolo se centró en una serie de edificios, comenzando por el Episcopio, edificio civil del siglo XII. Pasaron por el gótico de la Catedral. El recorrido también incluían edificios del siglo XVIII y del siglo XIX. Finalizaron en las primeras décadas del siglo XX. La posee una importante colección de miradores modernistas de forja, que para Miguel Encinar “son una auténtica maravilla, que creo que no están lo suficientemente valorado ni ponderado”.

Para Sonsoles Sánchez-Reyes, teniente de alcalde responsable del Área de Cultura del Ayuntamiento de Ávila, “Miguel Encinar es una persona que auna el conocimiento de la arquitectura de la ciudad. Es arquitecto, es un profesional del área con el amor profundo que siente por esta ciudad. Le gusta pasear por su ciudad. Ver distintos elementos. Rincones, esquinas, que de alguna forma nos permite descubrir cosas que todos los días vemos, pero que no llegamos a apreciarlas con la plenitud con la que nos ha permitido hoy que aparezcan ante nuestros ojos”.