Resignación en la hostelería si se continúa en la Fase 0

Beatriz Mas
-

Todo apunta a que Ávila no será parte el lunes de la Fase I, por lo que seguirán las restricciones debido al COVID-19

Resignación en la hostelería si no se sigue en la Fase 0 - Foto: David Castro

Como a veces se habla de forma tan general de la desescalada de la pandemia del coronavirus, anunciando la entrada en Fase I el próximo lunes, muchas son las personas que esperan relajación en las medidas de confinamiento. Pero no será así, al menos si se cumple (y todo parece que así será y que el Gobierno de España aceptará) la propuestas enviada por la Junta de Castilla y León en la que solo se pide entrar en Fase I en seis zonas de salud de la comunidad, entre ellas una de Ávila, Muñico. Esto quiere decir que buena parte de la provincia y la capital se quedarán en Fase 0. ¿Cuánto tiempo?, eso aún habrá que determinarlo porque aunque en principio se indica que el cambio de fase sería cada 15 días, la institución regional propondrá una mayor flexibilidad para poder hacer los cambios de forma menos estancada según las condiciones que se vayan produciendo.
Esta decisión se toma desde la Junta de Castilla y León apelando a la prudencia y teniendo en cuenta que están observando un repunte de casos estos días. Se pretende actuar con cautela y, sobre todo, seguir criterios epidemiológicos y sanitarios a la hora de ir desescalando. Así lo repitieron una y otra vez este jueves el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quienes aseguraran que aunque en este momento se desescala en municipios con 14 días sin casos, según se avance se verá una flexibilización de la estrategia a través de la incidencia acumulada de casos. Eso es importante, por ejemplo, en la capital, que funciona como término global, no por zonas de salud como en el resto de la provincia, y donde ese cero casos estaría más lejos.
Lo que sí parece claro es que por el momento la entrada en la Fase I se retrasará en Ávila y esto tiene su impacto en sectores como la hostelería y el comercio, que iban a tener ciertas mayores ‘libertades’ a la hora de atender a los clientes.
Parece que en el mundo de la hostelería se asume esta situación, a falta de que sea oficial, con cierta resignación, pero sobre todo esperando ver qué plazos se van marcando y poder contar con protocolos claros de seguridad. Víctor Gómez, presidente de la Federación Abulense de Empresarios de Hostelería de Confae, asegura que de cumplirse el retraso tendrán que enfrentarse a un «impas más grande» de la situación actual y por tanto las terrazas no podrán abrir al 50 por ciento como se establecía desde el lunes si se entraba en Fase I. Afirma que «muchos no iban a abrir, pero a los que sí lo iban a hacer se les complica, porque ya se habían hecho a la idea», con sus preparativos, por lo que sería mejor para ellos «tener esa opción y luego tomar la decisión». Aún así cree que la «receptividad de la gente no era muy halagüeña, sobre todo porque no hay movilidad entre provincias», lo que supone que solo se podría contar con gente de Ávila que quisiera estar en una terraza. Además está la peculiaridad del tiempo, con no muy buenas previsiones para la próxima semana, señala.
Otro aspecto es ver cómo y cuándo se hará la desescalada, cómo de atrás habrá que quedarse y cómo se entrará en cada fase, incógnitas que habrá que ir despejando mientras «vamos trabajando para que no sea tiempo perdido». Por otro lado, se espera que este tiempo sirva para prepararse y, sobre todo, explica Víctor Gómez, para tener «protocolos de seguridad oficiales y adecuados» para garantizar la seguridad «a clientes, empleados, propietarios y distribuidores». También se espera que se avance para que no haya restricciones en el aforo sino en la distancia, equiparando así la desescalada y abriendo restaurantes y terrazas «no muy por detrás».
En el caso de los hoteles el «problema está en la movilidad porque, si no, lo que queda es un transportista que pase pero con esto no da para sacar al personal del ERTE y generar dinero para las personas de recepción o limpieza. Los hoteles son para gente que se mueve». Hay que recordar que en la Fase I no hay movilidad entre provincias y esto complica la apertura de estos establecimientos que además, señala Gómez, se tendrán que enfrentar a otras situaciones como las complicaciones en los buffet o en los espacios comunes «porque todo tendrá que ser más individualizado, por ejemplo con monodosis de aceite y mermelada. Tenemos que adaptarnos por ejemplo en los desayunos, ser más personalizados, las distancias o quizá con turnos». Por ello cree que el posible retraso hace más «daño a los restaurantes por lo que suponía empezar a funcionar con las terrazas» porque en los hoteles hace falta «el turismo, la movilidad» y «habrá que ver qué decisiones se van tomando.
A la espera de conocer más detalles sobre la decisión del Gobierno, la Federación de Empresarios del Comercio de Ávila, integrada en Confae, no se pronuncia por el momento sobre el más que posible retraso en la entrada del municipio abulense en la fase 1 de la desescalada, lo que impediría abrir los establecimientos del comercio minorista el próximo lunes ya sin cita previa, aunque con reducción de aforo, tal y como muchos tenían previsto.
De momento, y en el marco de la fase cero, los establecimientos de comercio minorista y actividades de prestación de servicios pueden, desde el pasado lunes, abrir sus puertas con cita previa para la atención individual de los clientes. Según las pautas dadas por el Gobierno, los locales deben contar con mostrador, mampara o garantizar la máxima distancia posible para la protección individual. Cuando el servicio requiera tener contacto con el cliente, como es el caso de peluquerías o clínicas de fisioterapia, por ejemplo, es obligatorio el uso de medidas de protección como mascarilla o guantes. 
En este escenario, han sido varios los comercios abulenses que reabrieron sus puertas el pasado lunes tras mes y medio cerrados, como peluquerías, ferreterías, clínicas de fisioterapia, tiendas de electrodomésticos, talleres o tiendas de bicicleta, entre otros.