El pádel pide su avance de fase para evitar un 'derrumbe'

A.S.G.
-

Hasta la Fase 3 no podría practicarse en parejas, su modalidad más habitual. Abrir en Fase 1, únicamente para dos personas, no resulta viable económicamente

El pádel pide su avance de fase para evitar un 'derrumbe' - Foto: Ana I. Ramirez

Del parón a la preocupación. Si hay deportes y actividades con incertidumbres y dudas ante el momento en el que llegará su turno para recuperar la actividad, otros deportes e instalaciones pasan por momentos de preocupación. Uno de ellos, de los que más han alzado la voz en los últimos días, es el pádel. Ha tomado la iniciativa la Federación Española de Pádel, a través de una petición cursada al Consejo Superior de Deportes, y le han seguido la estela las federaciones autonómicas, como la Federación de Castilla y León de Pádel –Padelcyl–, en su reclamación porque el pádel, entendido desde su práctica habitual por parejas, pueda ser una actividad que se retome en la Fase 2, en lugar de la Fase 3 como está estipulado inicialmente. La ‘culpa’, la consideración de este deporte, habitualmente practicado en parejas y en espacios cerrados, como un Deporte de Riesgo Medio de Transmisión COVIDpor la Sociedad Española del Deporte (SEMED) y el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM).
El escrito elaborado por la FederaciónEspañola de Pádel argumenta la vuelta a la práctica habitual de juego por parejas y dos contra dos «en base a una serie de criterios lógicos, como la superficie de juego, 200 metros cuadrados para cuatro jugadores y 100 metros cuadrados por pareja, la puesta en práctica de un protocolo ideado para asegurar las máximas condiciones higiénicas para los deportistas, el escaso contacto entre los miembros de la pareja, manteniendo en prácticamente la mayoría del juego una distancia muy superior a 2 metros entre sus componentes», explica el comunicado elaborado por la FederaciónEspañola de Pádel.
Lo cierto es que las pistas de pádel podrían reabrirse en Fase 1 pero únicamente en modalidad de uno contra uno, jugador y entrenador, una situación dirigida a jugadores ‘profesionales’, pero no al ocio.
Para muchos abrir en estas condiciones sería perder dinero. Por ello al menos en Ávila tienen claro que no será hasta la Fase 2 cuando valoren ponerse en marcha, y siempre considerando que la petición al CSDsea efectiva. «No adelantar los plazos será un palo económico» reconoce Pedro Martín, entrenador en Central Pádel Ávila. Un duro quebranto económico «viniendo, además, de un periodo en el que  has estado parado tanto tiempo». Hay que tener en cuenta que el momento de mayor rendimiento del pádel es durante el invierno. «En verano todo se reduce. Tenemos ese hándicap de que no hemos podido generar para aguantar durante el verano» apunta con preocupación.
«Si no hay cambio de criterio para la fase 2 muchas empresas y familias dependientes de estos negocios van a sufrir la falta de ingresos y una situación muy crítica. Es necesario que el pádel pueda entrar en la fase 2 en plena actividad, si no las consecuencias van a resultar irreparables para nuestro deporte», alerta la federación, que estima en un 30 por ciento el posible cierre de instalaciones deportivas y clubes.