Residuos en el lugar equivocado

M.R
-
Residuos en el lugar equivocado - Foto: David Castro

La limpieza ambiental realizada en la ribera del Adaja dejó 32 bolsas de 5 litros que acabaron llenas de envases, botellas y plásticos

Hay quien prefiere pasar la mañana del domingo haciendo deporte, quien prefiere dedicarla a descansar y quien opta por pasarla limpiando de residuos la ribera del río Adaja. Así lo han hecho los cuarenta abulenses que acudieron a la convocatoria realizada por Centro Ambiental de San Nicolás con motivo del Día del Medio Ambiente que se conmemora cada año el 5 de junio. La actividad, inspirada en el proyecto Libera, busca «un doble objetivo: por un lado, limpiar de residuos» el entorno fluvial, por otro «concienciar a la población en la necesidad de que cada uno de nosotros en nuestro día a día puede poner su granito de arena para cuidar el medio ambiente», explica Felipe Nebreda, responsable del Centro Ambiental San Nicolás. Precisamente, la actividad comenzó con una pequeña charla dirigida a los participantes en la que se incidió en «lo importante que es separar los residuos desde casa». El resultado de las dos horas que pasaron recorriendo un tramo de la ribera del Adaja de «unos 600 metros» fue la recogida de un total de 32 bolsas de basura, cada una de las cuales tenía una capacidad de cinco litros. «Sobre todo encontramos botellas, todo tipo de envases, restos de plásticos y también malla de obra», detalla Nebreda. Pero entre el botín resultante de la mañana de limpieza en el campo también destacan elementos «singulares» como «un neumático y una cámara frigorífica, así como trozos de hierro que parecen restos de obra». Ninguno de esos residuos debería estar en la ribera del río Adaja y si la brigada medioamiental los encontró en ese lugar es porque alguien se dehizo de ellos de forma inadecuada. Es el mensaje que se transmitió a quienes colaboraron en esta limpieza y a toda la sociedad para que a partir de ahora no haya ni rastro de residuos en la ribera del río.